Informes de la ONU confirman que Irán ya enriquece uranio

El jefe del programa nuclear ruso viaja a Teherán para buscar una salida a la crisis

Irán ha comenzado a enriquecer uranio a muy pequeña escala y lucha por solventar problemas técnicos en su programa atómico, según responsables europeos que han tenido acceso a documentos del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA). El responsable del programa nuclear ruso, Serguei Kirienko, llegó ayer a Teherán para intentar encontrar una salida a la crisis.

Sólo un mes después de que Irán desafiara a Europa y al OIEA y retomara las "investigaciones" sobre enriquecimiento de uranio, los técnicos iraníes han puesto en marcha 10 centrifugadoras en la planta de Natanz, según la información que manejan los inspectores nucleares.

Más información
Rusia e Irán llegan a un "principio de acuerdo" para el enriquecimiento de uranio en suelo ruso
El Baradei advierte de que la confrontación con Irán es "contraproducente"

El uranio altamente enriquecido puede emplearse en la fabricación de armas atómicas, de ahí los esfuerzos de la comunidad internacional por impedir que Teherán desarrolle esa tecnología.

El OIEA enviará la semana próxima un informe al Consejo de Seguridad de la ONU en el que incluirá, según fuentes próximas a la institución, datos preocupantes de las actividades iraníes, además de los detalles sobre las centrifugadoras. Olli Heinonen, director adjunto del OIEA, tenía previsto viajar este fin de semana a Irán para completar esas informaciones.

A Teherán llegó también el sábado Serguei Kirienko, director de la agencia rusa de energía atómica, con un doble objetivo: ultimar la puesta en marcha de la central nuclear de Buchehr, que Rusia construye en Irán, y tratar de buscar una salida a una crisis que podría acarrear a Teherán una serie de sanciones del Consejo de Seguridad.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Rusia mantiene la oferta de enriquecer uranio iraní en su territorio, propuesta que las autoridades de Teherán han rechazado hasta ahora.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS