Ocho concejales del PSPV destituyen a Bernal y designan portavoz a De Barros

El ex portavoz pretendió que lo echara el partido, no los ediles

Ocho de los doce concejales del grupo socialista en el Ayuntamiento de Alicante destituyeron ayer a su portavoz, Blas Bernal, y al adjunto de éste, Luis Almarcha, y designaron al edil Manuel de Barros como nuevo jefe de filas. Bernal había puesto su cargo a disposición de la gestora del PSPV de Alicante, para que fuera el partido y no el grupo el que forzara su destitución, pero los concejales, amparados por la gestora, firmaron el relevo.

Más información

La solución a la crisis planteada por Bernal, de que fuera la dirección del partido y no el grupo municipal quien lo destituyera, desconcertó a la nueva mayoría del equipo municipal socialista que, respaldada por los órganos superiores del partido, sólo barajaba dos vías para resolver la crisis: la dimisión voluntaria del portavoz o su destitución forzada por la mayoría.

Pero el desconcierto apenas duró diez minutos, el tiempo que tardó la nueva mayoría en recibir instrucciones del presidente de la Gestora, Antonio García Miralles. Éste, en un comunicado emitido una vez formalizado el relevo de portavoz, respaldó el cambio en "aplicación de las reglas democráticas por las que se rige el grupo municipal y en la decisión de sus concejales, que es en quienes recae, exclusivamente, la capacidad de configurar el grupo y distribuir competencias".

Fuentes del entorno de Bernal y del edil Ángel Franco, acusaron a los ocho ediles de impedir una salida menos lesiva al portavoz, porque Bernal, antes de poner su cargo a disposición de la gestora, había comunicado su decisión al secretario general del PSPV, Joan Ignasi Pla, y a éste, según esas fuentes, le había parecido bien la forma de dejar la portavocía.

Tras la comparecencia de Bernal, De Barros reunió a los siete ediles que lo apoyan (Jorge Espí, Domingo Martín, Vicente Ronda, Luis Briñas, Teresa de Nova, Pilar Pérez Cuenca y Antonia Graels) para firmar la destitución de Bernal y su nombramiento. Todo transcurrió muy rápidamente. De Barros aseguró que ha sido designado portavoz de forma legítima, porque, a su juicio, la elección de este cargo es potestad de la mayoría de los concejales que forman el grupo. Según De Barros, el cambio se debe a una situación "difícil" que viene de lejos desencadenada, entre otros motivos, por la posición de Bernal en torno al plan urbanístico de Rabassa, en el que el grupo acató la disciplina impuesta por el portavoz para dar la aprobación inicial del proyecto en abril de 2005, junto al PP. Insistió en que su elección es un "acto de democracia interna, legal y válido", y comentó que respaldan la medida tanto la gestora local como la dirección del PSPV-PSOE y la Ejecutiva Federal.

Antes, Bernal había admitido que existen "discrepancias" entre la dirección del grupo municipal y la del partido, lo cual, dijo, supone un "desgaste innecesario" para el PSPV-PSOE. Bernal explicó que decidió poner su cargo a disposición del partido y no al grupo porque éste fue el que le eligió como candidato a la Alcaldía. Ayer por la tarde presentó una carta en la agrupación del PSPV para que sea García Miralles quien le ratifique en el cargo o le releve. Desde su entorno se cuestionó la legalidad de la designación de De Barros.

Ningún portavoz socialista ha acabado el mandato desde 1995, cuando el PSPV perdió la alcaldía.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 22 de febrero de 2006.

Lo más visto en...

Top 50