Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Generalitat se queda con la estación de esquí de Espot por 4,5 millones de euros

La Generalitat es la nueva propietaria de la estación de Espot Esquí, situada en el municipio de Espot (Pallars Sobirà). El Instituto Catalán de Finanzas (ICF) se adjudicó ayer en subasta pública el complejo invernal por 4,5 millones de euros. Espot Esquí ha sido subastada a causa de las deudas del anterior propietario.

A la subasta se presentaron seis personas en representación de dos grupos empresariales, uno de Madrid y otro de Lleida. Ambos consideraron demasiado elevado el precio de salida. El ICF, principal acreedor, acordó que el precio de salida fuera la mitad del valor de tasación, de 8.857.956 euros.

El cambio de titularidad de Espot Esquí ha puesto fin a una situación de incertidumbre y de provisionalidad que comenzó a finales de 2004, cuando el ICF acudió a los tribunales para reclamar la propiedad de la estación por impago de una parte importante del crédito que le había concedido al anterior propietario, el empresario Carles Isús, ex alcalde de Espot y ex presidente del Consejo Comarcal del Pallars Sobirà. En ese momento, la deuda con el ICF era de 600.000 euros.

Un acuerdo entre la Generalitat, la Diputación de Lleida, cuatro ayuntamientos de la zona y varios empresarios permitió que la estación pudiera abrir sus instalaciones la temporada pasada, pero desde el inicio de la actual gestiona el complejo Ferrocarrils de la Generalitat. Esta empresa pública también gestiona las estaciones de La Molina y Núria.

Los bienes que han sido adjudicados al ICF incluyen un total de 31 pistas, 10 remontadores y telesillas, los edificios de varias cafeterías, un almacén de maquinaria de nieve, el local de guardaesquís, la guardería, el dispensario médico, las oficinas, las taquillas, la torre de control, el espacio destinado al aparcamiento de vehículos y el sistema de innivación artificial, que consta de 86 cañones.

Las autoridades y los hosteleros de la zona aprueban que la Generalitat sea la nueva propietaria porque mejorará la gestión y será un motor económico para la comarca. La Generalitat ya ha encargado un plan de viabilidad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 14 de febrero de 2006