Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Presente y pasado del documental

Quince largometrajes competirán en el festival Punto de Vista, que rendirá homenaje a la productora X Films

El festival internacional de cine documental Punto de Vista se especializó el año pasado en películas de creación, pero entiende el género como "un territorio fronterizo de búsqueda y experimentación", abierto lo mismo al ensayo que al documental de autor o a obras realizadas a partir de materiales domésticos. Sobre esa premisa ha diseñado su edición de 2006, que se celebrará entre el 17 y el 25 de febrero. Quince largometrajes y nueve cortos competirán en la sección oficial de un certamen que dedica una retrospectiva a la no ficción japonesa y rinde homenaje a X Films, la productora que acercó las artes plásticas al cine en los 60 y 70.

El certamen navarro, que el año pasado tuvo 3.100 espectadores, presentará un programa oficial eminentemente europeo y con una notable presencia española en el apartado de largometrajes. Cinco de ellos han sido producidos en este país: La casa de mi abuela, de Adán Aliaga; La esteticista, de Sergio Oksman; Pablo del Amo, un montador de ilusiones, de Diego Galán; Tierra Negra, de Ricardo Iscar y La doble vida del faquir, de Elisabet Cabeza y Esteve Riambau.

Con estos y otros títulos, seleccionados de entre los 362 trabajos presentados, Punto de Vista radiografía el presente del documental. Y también propone una mirada a un pasado no demasiado conocido y encarnada por X Films, productora fundada en 1963 por el coleccionista y empresario navarro Juan Huarte. "En realidad, lo que hacía la familia Huarte en el cine a través de X Films era lo que no era capaz de hacer el Ministerio de Cultura: producir cantidad de propuestas dentro de la vanguardia artística", sentencia el artista José Antonio Sistiaga, miembro del Grupo Gaur. Él, como Rafael Ruiz Balerdi o Néstor Basterretxea, se benefició a finales de los sesenta del mecenazgo del empresario y realizó el único largo pintado imagen a imagen sobre celuloide de la historia del cine. Dura 75 minutos, es mudo, y se proyectará en este festival.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 9 de febrero de 2006