El ejemplo español

El comisario europeo de Empleo y Asuntos sociales, Vladímir Spidla, volvió ayer a mencionar a España como ejemplo de país en el que la llegada de un elevado número de inmigrantes y su regularización ha sido positiva en términos económicos.

"El volumen de trabajo en el mercado laboral es dinámico, no es algo fijo. La llegada de inmigrantes puede contribuir a crear puestos de trabajo", estimó Spidla, quien a continuación citó el caso español. "Ha habido un crecimiento del 3,5%, mientras que se ha reducido el desempleo del 17% al 8,5% [en diciembre de 2005]", indicó el comisario durante la presentación del informe en Bruselas. En España, los trabajadores del Este representan un 0,2% de la población activa, una cantidad que no se ha visto afectada por la ampliación de la UE, ya que no ha variado desde 2003, según los datos de Eurostat. En total, se otorgaron en España 11.255 permisos de trabajo a emigrantes económicos procedentes de los 10 nuevos Estados miembros en 2004.

El ministro de Trabajo, Jesús Caldera, defendió en una reciente visita a Bruselas que los periodos de restricción a la libre circulación sean lo más breves posibles. "España está en un periodo de reflexión", aunque el país tiene "una mentalidad abierta" y una "predisposición favorable" al fin de las trabas a los emigrantes del Este.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS