Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Salud endurece la normativa sobre 'piercings' y tatuajes

La moda del piercing y el tatuaje está ganando adeptos a ritmo acelerado, especialmente entre los adolescentes, a pesar de los riesgos que estas prácticas comportan. Los médicos alertan que entre el 20% y el 30% de los piercings acaban infectándose, porcentaje que se dispara cuando la perforación se hace en el cartílago nasal o de la oreja, unas de las modalidades de piercing más demandadas.

La alerta de los médicos ha sido recogida por el Departamento de Salud, que recomienda a los profesionales que no accedan a las peticiones de sus clientes que desean un piercing en el cartílago. La escasa irrigación sanguínea en esta zona hace que la herida tarde en cicatrizar meses o incluso un año, de manera que el peligro de infección, lesiones o necrosis (muerte del tejido) es muy elevado. Salud también desaconseja la colocación de adornos en los genitales porque favorecen la transmisión de fermedades sexuales.

Estas directrices serán incluidas en el decreto que prepara el Departamento de Salud para endurecer la actual normativa que regula el sector. Los profesionales deberán recibir un curso de formación de 35 horas (en la actualidad es de sólo 15) y tendrán que exigir una autorización paterna o de un tutor a los menores de 16 años o a los discapacitados psíquicos que soliciten un piercing o un tatuaje. Àngel Teixidor, subdirector de Promoción de la Salud, explica que para combatir el intrusismo, la Generalitat registrará todos los centros donde se realicen estas prácticas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 1 de febrero de 2006