Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Vuelco fiscal al ahorro

Apuesta por los seguros de vida y de invalidez

El anteproyecto de ley de reforma del IRPF, que de mantenerse en su redacción actual comenzará a aplicarse a partir de 2007, prevé aplicar un vuelco al tratamiento fiscal del ahorro. Se tocan los intereses de las cuentas corrientes o los depósitos, los seguros, los dividendos, los fondos de inversión, las acciones, los inmuebles (y las hipotecas que los financian), los planes de pensiones... Y todo ello, además de que se modifica la escala tributaria, los mínimos personales y familiares, las deducciones por rendimientos del trabajo... No hay una conclusión clara: mientras que para algunos inversores/ahorradores los cambios serán para mejor (al menos fiscalmente hablando) para otros la situación será la contraria. Todo es cuestión de conocer bien la norma y hacer números.

El borrador del nuevo IRPF consagra como rendimientos de capital a incluir en la base de rentas del contribuyente, y por tanto a tributar al 18% independientemente de su plazo de generación, a los rendimientos procedentes de operaciones de capitalización, de contratos de seguro de vida o invalidez y de imposición de capitales. Salvo para las excepciones contempladas en distintas disposiciones transitorias, para todos los contratos de seguros firmados antes del 20 de enero de 2006 se suprimen los aún vigentes coeficientes del 40% y 75% en el rescate en un capital único y se modifican los coeficientes de cálculo para las rentas vitalicias y temporales. En particular, la nueva reglamentación establece que:

1. Cuando se perciba un capital diferido (un único pago), el rendimiento del capital mobiliario vendrá determinado por la diferencia entre el capital percibido y el importe de las primas satisfechas y tributará al 18%.

2. En el caso de rentas vitalicias inmediatas se considerará rendimiento de capital mobiliario el resultado de aplicar a cada anualidad distintos porcentajes en función de la edad de la persona que obtendrá la renta.

3. Si se trata de rentas temporales inmediatas se considerará rendimiento del capital mobiliario el resultado de aplicar a cada anualidad otros porcentajes de reducción (véase cuadro).

Rendimientos irregulares

Los intereses de cuentas corrientes, depósitos, imposiciones, títulos de renta fija se incluyen, hoy por hoy en la correspondiente declaración de renta, como rendimientos del capital mobiliario. De forma general tributan a los tipos establecidos (entre el 15% y el 45%, según el nivel general de ingresos), salvo si se han percibido en un plazo superior a los dos años. En este caso, al considerarse rendimientos irregulares sólo se computan por el 60% de su importe, es decir, se reducen en un 40% a la hora de considerarlos ingresos fiscales. A partir de 2007 se generalizará un tipo fijo del 18%.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 29 de enero de 2006