Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los empresarios aceptan la palabra de Zapatero de que el AVE estará en 2010

La Fundación Pro AVE pide que se adelanten las obras a 2009

El presidente de la fundación que impulsa la alta velocidad en la Comunidad Valenciana, Federico Félix, acompañado de cargos de la patronal y de la Cámara de Comercio se mostraron ayer "satisfechos" con el anuncio del presidente José Luis Rodríguez Zapatero de que el AVE entre Madrid y Valencia esté acabado en 2010, pero pidieron un esfuerzo adicional para que se acabe en 2009. La fundación creará un observatorio de vigilancia.

Como declararon los propios convocantes, la reunión patrocinada ayer por el presidente de la Fundación Pro AVE, Federico Félix, y en la que también participaron el presidente de la CEV, José Vicente González, el de la Cámara, Arturo Virosque, y el responsable de infraestructuras de la patronal, Juan Cámara, estaba prevista desde hace un mes para exigir al Gobierno central que aclarase en qué fecha acabaría la obra. El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, se anticipó y el pasado domingo se comprometió en Valencia a que el AVE directo entre Madrid y Valencia esté acabado en 2010. El anuncio de Zapatero pilló desprevenidos a la práctica totalidad de los empresarios que ayer salieron a la palestra, porque se encontraban en el congreso de infraestructuras convocado por la Generalitat del PP.

"Nos hemos visto gratamente sorprendidos por el compromiso expresado por el presidente", reconoció Félix, quien recordó que la Fundación Pro AVE lleva desde 1999 reivindicando constantemente esta infraestructura. Félix insistió en que la línea valenciana es "en pasajeros y en kilómetros" la más rentable y por ello se mostró convencido de que la obra "se puede acabar un año antes", es decir en 2009. El presidente de la CEV, José Vicente González subrayó que la reunión de ayer se refería estrictamente al AVE directo por Cuenca, pese a que también mostró su preocupación por la conexión con Alicante y Castellón, si bien de esos temas se hablaría más adelante. "Claro que nos preocupan los otros [proyectos], pero no es el tema específico de hoy", apostilló.

El presidente de la Cámara de Comercio de Valencia, Arturo Virosque, el más incrédulo con el compromiso del Gobierno, explicó que creía en la sinceridad de Zapatero; pero, por si acaso, anunció la creación de un observatorio que vigilará si la obra cumple con los plazos. Juan Cámara explicó que la determinación de fechas no era "baladí", ya que otras comunidades autónomas españolas, competidoras de la valenciana, contarán con el AVE antes de 2010, "y nosotros no queremos ser menos". Cámara aseguró que es posible agilizar las obras para que el tren esté acabado en 2010 e incluso antes. González apostilló que en 2006 las distancias ya no se miden en kilómetros sino en tiempo "y Tarragona y Málaga, que están más lejos de Madrid que Valencia, estarán en 2008 más cerca de la capital que nosotros gracias al AVE", dijo.

A Federico Félix le tocó justificar, a preguntas de los periodistas, cómo es posible que una infraestructura tan demandada por los empresarios -llevan reclamándola desde 1999- esté todavía incompleta y no disponga de suficientes fondos europeos. "Nunca hemos dejado de insistir y de machacar con el AVE", aseguró Félix, quien reivindicó durante toda la conferencia no sólo el AVE directo a Valencia sino la conexión con toda la Comunidad Valenciana. "Probablemente tienen razón, pero qué hacemos. ¿Nos ponemos a llorar?", reconoció. Del compromiso adquirido por el ex presidente de la Generalitat el popular Eduardo Zaplana, que prometió el AVE para 2003, Virosque respondió que no le constaba.

García Antón 'versus' Pla

El consejero de Infraestructuras de la Generalitat, José Ramón García Antón, reiteró que el AVE a Valencia "difícilmente podrá llegar en 2010 lo diga quien lo diga". El consejero ve difícil que se cumpla esa fecha a la vista del retraso que arrastra el proyecto del Parque Central y el tramo del AVE entre Madrid y Cuenca.

Por el contrario, el secretario general de los socialistas valencianos, Joan Ignasi Pla, reiteró que el compromiso del Gobierno central con el AVE "es el mismo con Castellón que con Valencia" e insistió en que el Ejecutivo de Zapatero hará un esfuerzo por superar "los problemas técnicos" que existen en el ramal del AVE a Castellón, "entre otras cosas, porque el Gobierno del PP se fue sin dejar prácticamente nada hecho en el tramo Valencia-Castellón".

Virosque y el apoyo catalán

El dirigente cameral Arturo Virosque mostró su deseo de que el anuncio de Zapatero estuviese reforzado con el apoyo expreso del Gobierno catalán, que preside el socialista Pasqual Maragall. "Y es en ese punto donde dudo de que se pueda realizar [el AVE Madrid-Valencia] en esas fechas", agregó el presidente de la Cámara de Comercio. Virosque justificó su petición en que [el Gobierno catalán] ha torpedeado proyectos de infraestructuras -se entiende que valencianos- y "por ello quisiera su apoyo". El empresario dijo no tener ninguna duda acerca del apoyo de sus colegas los empresarios catalanes.

La polémica en torno a la asistencia de los dirigentes empresariales a los actos organizadores el pasado fin de semana por socialistas y populares afloró al final de la conferencia de prensa. Preguntados sobre si irán al acto convocado el sábado por el PP -está prevista la intervención del presidente Mariano Rajoy-, el dirigente de la CEV, José Vicente González, explicó que la patronal autonómica Cierval, para evitar posteriores polémicas, establecerá una serie de criterios sobre quién y cómo acudir a los actos políticos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 20 de enero de 2006

Más información