Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Desalojados 11 horas al día seis edificios por los derribos de Santa Coloma

El derribo de los cuatro edificios afectados por la explosión de gas que hace una semana sacudió Santa Coloma de Gramenet está teniendo efectos colaterales sobre los inmuebles próximos. Todos los días, desde las 8.00 hasta las 19.00 horas, los vecinos de seis edificios se ven obligados a permanecer fuera de sus viviendas. Por la noche, acabada la jornada laboral, se les permite regresar.

El Ayuntamiento de Santa Coloma ha ordenado este desalojo temporal como medida de precaución, a pesar de que la demolición en la Rambla de Fondo se realiza de forma lenta y manual para evitar sustos. Los afectados son los números 62, 70 y 72 de esta misma avenida; los números 5 y 8 del pasaje de San Luis, y el número 180 de la calle de Mossèn Jacint Verdaguer.La empresa Gas Natural descartó ayer que unas obras previas rompieran la tubería del gas y provocasen la deflagración que hace una semana mató a dos personas en Santa Coloma de Gramenet (Barcelonès). Un portavoz reconoció que en 2003 y 2004 la compañía hizo trabajos cerca del lugar donde se produjo la fuga, en la Rambla del Fondo. "Pero no en el mismo lugar de la explosión", que se produjo debajo del número 66, uno de los cuatro edificios que están siendo derribados.

Según el portavoz, Gas Natural abrió una zanja "a 40 centímetros de profundidad", mientras que la hipótesis que estudia el Departamento de Interior señala que la fuga se detectó 80 centímetros por debajo de la superficie. Ante las críticas recibidas por parte de los afectados y del alcalde, Bartomeu Muñoz, la empresa ha desplazado un equipo de trabajo a la localidad. El objetivo es "interesarse por las necesidades de los vecinos", aunque la empresa no especificó cómo concretará su ayuda.

Las 15 familias que se han quedado sin casa y los cuatro comerciantes que han perdido su negocio se reunieron por enésima vez en el centro cívico del barrio del Fondo. Los vecinos constituyeron una plataforma unitaria para defender sus intereses, aunque no acordaron aún qué bufete de abogados les representará. Según los afectados, a partir de hoy empezarán a ver los pisos de alquiler en los que serán realojados. Además, explicaron que el Ayuntamiento de Santa Coloma ofrecerá a los comerciantes afectados un nuevo local cerca de la zona afectada para que puedan reemprender su negocio, informa Cristina Perales.

Por otra parte, ayer fueron dados de alta otros dos heridos. Ahora sólo permanecen ingresados en el hospital de Vall d'Hebron cinco personas. Las tres que están en estado muy grave siguen estables y evolucionan favorablemente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 19 de enero de 2006