La disidencia cubana denuncia el aumento de los presos políticos

A finales de 2005 había en la isla 333 prisioneros de conciencia

El número de presos políticos en Cuba creció el año pasado un 10% en relación con el anterior, según el último informe de la ilegal Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (CCDHRN), que encabeza el disidente Elizardo Sánchez. El documento, dado a conocer ayer, denuncia que a finales de diciembre de 2005 había en la isla 333 personas condenadas o procesadas por este tipo de delitos, 80 de ellas consideradas prisioneros de conciencia por Amnistía Internacional. En 2004 el número de prisioneros políticos en Cuba ascendía a 294, según la agrupación opositora.

El informe de la CCDHRN afirma que "el Gobierno de Cuba, junto al de Corea del Norte, es uno de los poquísimos del mundo que prohíbe el acceso de la Cruz Roja Internacional y otras ONG nacionales e internacionales" a las cárceles que existen en el país, "más de 200, entre prisiones y campos de internamiento".

Señala además que el incremento de la cifra de presos políticos "es coherente con el sostenido empeoramiento de la situación de derechos civiles, políticos y económicos" en Cuba en 2005, cuando otras 53 personas "fueron condenadas o procesadas por idénticas razones". Entre éstas está el opositor René Gómez Manzano, miembro de la ejecutiva de la Asociación para Promover la Sociedad Civil, detenido el 22 de julio de 2004 en vísperas de una manifestación opositora en la Embajada de Francia.

Sánchez denunció que el año pasado se reanudaron los denominados "actos de repudio", una "forma parapolicial de represión e intimidación contra disidentes". Según el opositor, desde julio de 2005 se han registrado "más de medio centenar de estos actos represivos". El informe de la CCDHRN asegura que del llamado Grupo de los 75 en estos momentos "hay 64 presos de conciencia en las cárceles, 12 excarcelados bajo una precaria licencia extrapenal, según la cual pueden ser regresados a prisión en cualquier momento sobre la base de una simple decisión policial, y cuatro en libertad condicional".

El informe también llama la atención sobre la "tendencia" de las autoridades a encarcelar a los disidentes "bajo el inquietante cargo de peligrosidad predelictiva, que permite sancionar a penas de hasta cuatro años de cárcel a personas que no han cometido delitos".

Simultáneamente, informa Efe, la Asociación Española Cuba en Transición presentó ayer en Madrid el informe elaborado por el Movimiento Cristiano de Liberación, que encabeza el disidente Osvaldo Payá, premio Sajarov del Parlamento Europeo. Payá pudo intervenir, vía telefónica, para denunciar "el deterioro galopante" de la salud de la mayoría de los presos políticos, así como el incremento de la represión contra los opositores y sus familias. El disidente vinculó esta "regresión estalinista" a la inyección económica que el régimen castrista está recibiendo de Venezuela. En el acto intervinieron el periodista Raúl Rivero, excarcelado el año pasado gracias a la presión internacional, quien denunció la tortura en las prisiones cubanas, y el escritor Carlos Alberto Montaner, que vinculó el incremento de la represión a la sensación, imperante en la nomenclatura cubana, "de que el régimen se acaba" con Fidel Castro.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete
Elizardo Sánchez, ayer en su oficina de La Habana.
Elizardo Sánchez, ayer en su oficina de La Habana.ASSOCIATED PRESS

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS