Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los candidatos a la presidencia chilena luchan por los indecisos

La socialista Bachelet aventaja claramente al conservador Piñera en las encuestas

Los dos candidatos que disputarán este domingo la presidencia de Chile, la representante de la coalición gobernante de centro-izquierda, Michelle Bachelet, y el abanderado de la derecha, Sebastián Piñera, salieron ayer en busca del apoyo del 7% de indecisos -en especial los pertenecientes a sectores de bajos ingresos- con sendos recorridos por las provincias del país. Las encuestas asignan una ventaja a Bachelet de entre 4 y 11 puntos.

Los analistas consideran difícil que la derecha remonte en este final de campaña.

Entre los dirigentes oficialistas y en el Palacio de La Moneda existe optimismo. Si los votantes mantienen sus preferencias de la primera vuelta y la abstención no baja, matemáticamente, con el apoyo que ha recibido de los comunistas, Bachelet lograría la mayoría absoluta. Su campaña ha experimentado un vuelco al sumarse a ella las principales figuras parlamentarias de la coalición de socialistas y democristianos, mientras el Gobierno ha forzado a la derecha a pronunciarse en el Parlamento sobre temas en que los partidos opositores están divididos.

El ex ministro de Educación Sergio Bitar, que se ha sumado a la dirección de la campaña de Bachelet, afirma que después del error por el exceso de confianza en la primera vuelta, "tenemos a toda nuestra gente en la calle, a los diputados y senadores en ejercicio". Para Bitar, "nada sustituye una campaña en contacto directo con la gente".

Según el dirigente, que en los años setenta fue ministro del presidente Salvador Allende y después prisionero político de la dictadura, en las elecciones del domingo "están en juego la continuidad con cambio de la mejor coalición que ha tenido Chile en su historia y que sea electa por primera vez una mujer en un país de Suramérica, o una aventura que no garantiza estabilidad política ni social, con un dirigente millonario de la derecha, cuya coalición no asegura gobernabilidad".

Durante estos días finales de campaña, Piñera no ha contado con el apoyo que puede brindarle la Unión Demócrata Independiente (UDI), el partido de derecha más cercano a la dictadura de Augusto Pinochet, entre otros factores porque esta proximidad podría ahuyentar los votos del centro político que él necesita. Las figuras de la UDI se quedaron en segundo plano e incluso varios de sus máximos dirigentes se tomaron vacaciones en plena campaña.

Hasta ayer, en las calles había menos propaganda de Piñera que en la primera vuelta, aunque en su campaña sostienen que prefieren la publicidad radiofónica. Las filas de la derecha acusaron el impacto que supuso que, a pesar de las expectativas, su candidato no ganara la semana pasada el único debate televisado.

Apoyo francés y español

Bachelet se reunió ayer con la diputada socialista francesa Ségolène Royal, posible candidata a la presidencia de su país. "Es tiempo de mujeres para la felicidad y la alegría de hombres y mujeres", afirmó Bachelet.

Para el cierre de campaña de la candidata estarán presentes el jueves los artistas españoles Miguel Bosé, Ana Belén, Víctor Manuel e Ismael Serrano, junto a grupos musicales chilenos, en un acto al que se espera asistan 100.000 personas. La campaña de Bachelet anunció también que hoy se llevará a cabo un acto de apoyo a Bachelet en España.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 10 de enero de 2006