Solbes y Castells avanzan en la delimitación de espacios fiscales para Cataluña

El ministro de Economía, Pedro Solbes, y el consejero de Economía de la Generalitat, Antoni Castells, han avanzado en la creación de espacios fiscales para Cataluña que luego se extenderán al resto de autonomías que quieran dotarse de mayor capacidad normativa en el IRPF y el IVA minorista. Éstos son los principales avances que se han conseguido en dos reuniones celebradas en Madrid entre Solbes y Castells para preparar un acuerdo sobre la nueva financiación autonómica que debe incluirse en la reforma del Estatuto de Cataluña. Portavoces del Ministerio de Economía han reconocido a Efe que "ha habido contactos y se está trabajando en el tema", y otras fuentes han añadido que, además de las reuniones presenciales, se han producido numerosos contactos telefónicos.

Por su parte, desde el gabinete de prensa del Departamento de Economía se ha declinado hacer cualquier comentario al respecto de estos encuentros. En los contactos, según las fuentes consultadas, también ha participado el secretario de Estado de Hacienda, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, quien ha tenido un papel clave, porque es el representante del Ministerio de Economía más proclive a que las comunidades autónomas tengan mayores espacios fiscales compartidos en algunos impuestos, tales como el IRPF o el IVA en su tramo minorista, impuesto este último donde ahora las autonomías carecen de capacidad normativa.

Capacidad inspectora

El ministerio no ha presentado una nueva oferta de financiación autonómica por escrito, como han reclamado CiU y ERC, pero las reuniones con Castells han preparado el camino para retomar los contactos entre las partes con avances concretos después de las fiestas navideñas. El Gobierno también está más abierto a ceder alguna capacidad inspectora a la Agencia Tributaria catalana, según fuentes conocedoras de la negociación, que se muestran optimistas sobre su resultado final. En cambio, el Ministerio de Economía y sus representantes siguen inamovibles en su negativa de ceder a las autonomías una participación en el Impuesto de Sociedades. El planteamiento de los espacios fiscales, sin embargo, topa con las demandas de CiU y ERC, que temen un nuevo modelo en el que, si Cataluña quiere más recursos, deba optar por subir los tipos en los tramos autonómicos cedidos, lo que supondría una mayor presión fiscal sobre los contribuyentes catalanes, según fuentes de ambas formaciones.

Otro de los peligros que quieren evitar los negociadores de los partidos catalanes es un recorte del Fondo de Suficiencia que neutralice el aumento de ingresos que se consiga básicamente gracias al aumento del IRPF, ya que, por cómo van las conversaciones, el IVA cedido a las autonomías seguirá situado en el 35%.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 07 de enero de 2006.

Archivado En:

Te puede interesar

iAhorro

Lo más visto en...

Top 50