LA REFORMA DEL ESTATUTO DE CATALUÑA

CiU advierte al PSOE de que deberá "moverse mucho" para pactar el Estatuto

Solbes anuncia que no habrá un nuevo documento del Gobierno sobre financiación

Una vez conocida la posición del PSOE ante el Estatuto catalán, el líder de CiU, Artur Mas, aseguró ayer que en este momento su formación no apoyaría el redactado. Y advirtió al PSOE de que deberán "moverse, y mucho", si quieren un acuerdo. Sin embargo, la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, expresó su convicción de que "finalmente habrá acuerdo", y el vicepresidente económico, Pedro Solbes, anunció que no habrá nuevo documento sobre financiación y se negociará sobre la base del actual.

Más información
El PP acusa al Gobierno de romper el consenso constitucional por el proyecto catalán
Maragall: en 2006, referéndum

Los nacionalistas catalanes no están dispuestos a perder durante la negociación en las Cortes el papel central que lograron en la recta final de las conversaciones sobre el Estatuto en el Parlamento de Cataluña. Y para mantener una posición diferenciada del tripartito catalán, Artur Mas no dudó ayer en lanzar pullas contra todas y cada uno de las partes negociadoras de la reunión que el pasado jueves sentó en la misma mesa al PSOE y a los cuatro partidos catalanes que impulsan el Estatuto.

Al PSOE le recriminó la "dureza" de sus enmiendas al proyecto y le acusó de haberse saltado con ellas "los compromisos adquiridos" en los contactos bilaterales. Al resto de formaciones catalanas impulsoras el Estatuto (PSC, ERC e ICV-EUiA) quiso dejarles bien claro que, pese a viajar en el mismo barco, no habrá unidad de acción. "El cuatripartito no existe", dijo tajantemente. Y culpó de ello al hecho de que el PSC no se haya rebelado contra las enmiendas del PSOE. Ello ha provocado, según Mas, que las últimas negociaciones sólo hayan servido para dar "pasos atrás" en ámbitos que eludió concretar.

En opinión el PSC, el análisis de Mas sólo se explica por su "afán de protagonismo". Para los socialistas es básico acelerar las negociaciones, sobre todo después de no haber podido cumplir su deseo de acabar el año con un acuerdo de mínimos.

Sin embargo, la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, ofreció una visión más positiva del encuentro multilateral de la víspera, así como de la marcha de las negociaciones. Tras el Consejo de Ministros de ayer, señaló que "se han dado pasos importantes" y se ha llegado a "acuerdos de gran calado" y citó Justicia; lengua; la definición del esquema de competencias y la definición de la arquitectura institucional.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Dijo también que de haber dispuesto de tres días más para negociar antes de presentar las enmiendas "se habría avanzado mucho más", lo que le permitió acusar al PP de "obstaculizar el proceso de negociación". Se alegró de que el PP diga que quiere pactos porque prefiere "oír esto a que España se rompe", como vienen diciendo desde hace meses. No obstante, cree que la propuesta de diálogo del PP es "muy poco creíble". Fernández de la Vega expresó su convicción de que, finalmente, "habrá acuerdo" porque "se está trabajando con la voluntad de que lo haya".

Por su parte, el vicepresidente económico, Pedro Solbes, anunció que el Gobierno no presentará un nuevo documento sobre financiación en la mesa de negociación. Recordó que ya existe uno, que el Gobierno envió hace 15 días a los partidos catalanes, así como unas enmiendas presentadas en el Parlamento y que "sobre esa base hay que trabajar".

Solbes añadió, no obstante, que "el que no exista un nuevo documento no significa que no se vaya a discutir todos los temas". Precisó que "hay márgenes para avanzar en las relaciones bilaterales entre el Gobierno y la Generalitat, aunque también hay límites". "Es muy difícil que la bilateralidad sirva como elemento de referencia para lo que tiene que pactarse entre todos", aclaró.

En cuanto a la anunciada cesión del 35% al 50% del IRPF a Cataluña y a las demás comunidades autónomas, la calificó de "muy equilibrada". Se mostró esquivo al preguntarle si el Estatuto reconocerá el déficit fiscal de Cataluña. "No conozco ninguna comunidad autónoma que no diga que no tiene déficit fiscal". El diputado de Izquierda Verde Joan Herrera respondió al ministro asegurando que "lo importante no son los porcentajes, sino cambiar el modelo de financiación para dotar a Cataluña de un sistema más justo".

El presidente de CiU, Artur Mas, ayer en Barcelona.
El presidente de CiU, Artur Mas, ayer en Barcelona.EFE

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS