Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Generalitat aboga por el diálogo para garantizar la continuidad de las minas de Iberpotash

El consejero de Trabajo e Industria, Josep Maria Rañé, emplazó ayer a la dirección de Iberpotash, propiedad de la israelí Dead Sea Works, y a los comités de empresa de las minas de Sallent y Súria (Bages) a dialogar para garantizar el futuro de las explotaciones. Rañé, que visitó la mina de Iberpotash en Súria, aseguró que, pese a las dificultades, "la vía positiva" es que tanto la empresa como los trabajadores "busquen el camino para mantener dos objetivos básicos: la continuidad de la competitividad de la empresa y unas condiciones de trabajo asumibles por los trabajadores".

El consejero también se refirió al preacuerdo alcanzado la semana pasada, tras seis meses de negociación, entre la dirección de Iberpotash y el comité de empresa de Sallent. "Lo que decidan las partes, que son las que conocen lo que necesitan, siempre es bueno si se ajusta a derecho", señaló Rañé. El preacuerdo establece que entre 2006 y 2009 se invertirán unos 32 millones de euros y la plantilla se ampliará en unos 80 trabajadores. A finales de 2006 la mina contará con 496 empleados, según el pacto.

Fuentes sindicales explicaron que la plantilla de Sallent ratificará el preacuerdo, que también establece un nuevo sistema de trabajo por el que la mina permanecerá en funcionamiento 350 días al año.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 30 de diciembre de 2005