Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno regulariza a 24 inmigrantes que viven bajo un puente en Valencia

Hasta 150 subsaharianos esperan acogerse a la medida adoptada por razones humanitarias

La subdelegación del Gobierno en Valencia ha concedido las primeras 24 autorizaciones de residencia y trabajo por razones humanitarias a inmigrantes subsaharianos que sobrevivían, y en su mayoría aún lo hacen, bajo un puente del viejo cauce del Turia. La regularización ha sido tramitada por Caritas, CC OO-PV, Valencia Acoge y el Foro Alternativo de la Inmigración para 150 inmigrantes que sobreviven en estas condiciones y que esperan una solución.

Las primeras 24 autorizaciones de residencia y trabajo se han concedido por razones humanitarias y se han concedido una vez acreditado que los inmigrantes cumplen las condiciones para obtenerlas. Condiciones recogidas en el artículo 45.4. c. del Real Decreto 2393/2004 de 30 de diciembre y que recogen dos aspectos a los que se han acogido los citados inmigrantes. CC OO-PV explicó ayer a través de un comunicado que la regularización por razones humanitarias se produce para aquellos extranjeros que, entre otras cuestiones, acrediten que su traslado al país de origen puede implicar un peligro para su integridad y la de su familia. La regularización, que se ha producido tras analizar cada caso, igual que ocurrirá con todas las solicitudes presentadas, permitirá a estos inmigrantes buscar trabajo y resolver su situación.

Las cuatro organizaciones que han tramitado la regularización de estos inmigrantes crearon una comisión de trabajo para buscar una solución a la situación de los subsaharianos que sobreviven bajo los puentes del viejo cauce del río Turia, en la ciudad de Valencia. Las organizaciones han solicitado a la Subdelegación del Gobierno en Valencia que conceda autorizaciones de residencia y de trabajo por circunstancias excepcionales para alrededor de 150 inmigrantes subsaharianos que sobreviven de esta forma, en su mayor parte procedentes de Malí.

Las entidades mencionadas, en cualquier caso, quisieron ayer resaltar "la voluntad de diálogo de la Subdelegación del Gobierno" y mostraron su esperanza en que este sea "el primer paso para que los problemas de las personas inmigrantes que están sobreviviendo bajo los puentes sean resueltos de forma rápida".

La polémica rodea a este amplio grupo de inmigrantes desde hace algunas semanas. Las cuatro entidades sociales que han impulsado estas regularizaciones, de hecho, están a la espera de ver qué soluciones se plantean desde el Ayuntamiento de Valencia para este colectivo de personas. Algunos de ellos fueron multados a mediados del mes de diciembre con 30 euros por la Policía Local de Valencia por "ensuciar la vía pública depositando cartones y enseres", según se indicaba en las notificaciones. Las multas se referían a los cartones que emplean estos inmigrantes para hacer las funciones de mantas y al resto de enseres personales que guardan bajo el puente. Las multas reflejan como origen de la sanción a "Marta Torrado, teniente de alcalde delegada del área de progreso humano". El Ayuntamiento que preside la popular Rita Barberá, por otra parte, ha sido también criticado por la actuación de la Policía Local, al regar a manguerazos la zona que ocupan los inmigrantes bajo el puente.

El Secretario de Migraciones de la ejecutiva de CC OO-PV, Ventura Montalbán, mostró su satisfacción por la "lectura progresista" y flexible que ha realizado la subdelegación del Gobierno en Valencia del reglamento de extranjería. El responsable sindical valenciano quiso valorar que se haya preocupado de un grupo de personas que están prácticamente en situación de marginalidad al tiempo que lamentó "que una ciudad como Valencia no tenga infraestructuras para atender a estas necesidades tan vitales".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 28 de diciembre de 2005