Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aprobada la licitación de obras del nuevo trazado Júcar-Vinalopó

El consejo de administración de la empresa pública Aguas del Júcar aprobó ayer la licitación de las obras del nuevo trazado del trasvase Júcar-Vinalopó. El presupuesto total de las obras asciende a 225.649.238 euros, y el Ministerio de Medio Ambiente prevé que estén acabadas en el año 2008.

El trazado está dividido en cinco partes, recorre 82 kilómetros y 910 metros -13,13 kilómetros a través de túneles-, toma el agua del Júcar desde el Azud de la Marquesa, en el término de Cullera, cerca de la desembocadura y empalma con los tramos ya iniciados del diseño anterior. En éste, defendido por el Consell y los regantes del Vinalopó, la toma del Júcar se realizaba río arriba, desde el embalse de Cortes de Pallás. El ministerio afirma que el nuevo trazado garantiza anualmente la transferencia de agua -al contrario que el antiguo-, que fija en 80 hectómetros cúbicos, y evita la sobreexplotación de los acuíferos de la Ribera, considerados "reserva medioambiental estratégica. El comunicado del Gobierno señala que la calidad del agua "es superior" a la prevista en el trasvase del Ebro, anulado por el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero. El plan ha sido respaldado por los regantes del Júcar y por la mayor parte de los colectivos ecologistas, entre ellos, Xúquer Viu.

Aguas del Júcar establece en el pliego de condiciones un plazo de cuatro meses para la redacción del proyecto y otro de 20 meses para la ejecución de las obras. Su adjudicación se efectuará entre marzo y abril, y deberían comenzar a realizarse antes de que acabe 2006.

Comisión de sequía

El presidente de la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ), Juan José Moragues, se reunió ayer, por su parte, con la Comisión Permanente de la Sequía del Júcar, constituida el 1 de diciembre. Del encuentro salieron una serie de medidas destinadas a "garantizar todos los abastecimientos, mantener los ecosistemas y las aportaciones a L'Albufera y asegurar al máximo posible el agua para la agricultura".

La primera de ellas consiste en incrementar las aportaciones desde el río Turia, "que se encuentra en mejores condiciones que el Júcar", para el abastecimiento de Valencia y Sagunto, y plantear la posibilidad de "intercambiar estos caudales por agua reutilizada del área metropolitana" de la primera. La Comisión decidió igualmente poner en marcha nuevos pozos de sequía y establecer medidas de control de las condiciones biológicas y químicas de los caudales. La reunión concluyó con un llamamiento al uso responsable del agua y con la recomendación de que los municipios emprendan campañas de concienciación.

La comisión está integrada por la CHJ: los gobiernos valencianos, manchego y catalán; el Ayuntamiento de Valencia; los ministerios de Hacienda, Agricultura, Defensa y Sanidad; Iberdrola; el Instituto Geológico Minero; los regantes y los ecologistas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 22 de diciembre de 2005