Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN DEL LECTOR

Firmas de los profesores

Una nueva y sorprendente orden del BOJA: Todos los profesores de Primaria y Secundaria en Andalucía tendrán que firmar cada hora de trabajo en el centro. No es válido firmar por adelantado, ni tampoco una vez terminada la jornada, pues eso no certifica que se ha estado en el puesto de trabajo. El pliego diario de firmar deberá conservarse en Secretaría, a disposición del inspector.

Quienes han tomado una medida así quizá no hayan tenido en cuenta que para firmar todo el profesorado en un mismo pliego se necesita tiempo y que ese tiempo habría que quitárselo al tiempo que le corresponde a los alumnos. En el BOJA no se nos aclara en qué momento de la jornada debemos prescindir de nuestro trabajo para hacer cola ante la hoja de firmas. No puede ser entre clase y clase, puesto que dejaríamos a los alumnos desatendidos. Durante los minutos de recreo tampoco puede ser, puesto que el timbre vuelve pronto a sonar apenas uno ha soltado algunos libros para coger otros, o simplemente se ha estado haciendo guardia. Además, muchos centros cuentan con varios edificios, alejados entre sí, o separados por alguna calle con sus respectivas cancelas, inconvenientes que los profesores deben salvar entre clase y clase.

La firma horaria de los docentes andaluces supone una triste pérdida de tiempo, esfuerzo y papel. Cumplir con la tarea de firmantes, en perjuicio de nuestro trabajo como enseñantes, repercute negativamente en la cantidad de tiempo de las clases y, finalmente, en la calidad. Y hablando de calidad, ¿sería mucho pedir que nuestras autoridades firmaran medidas encaminadas a mejorar la calidad en lugar de ponerle trabas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 20 de diciembre de 2005