Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Andoni, 'txapeldun'

Egaña logra por cuarta vez consecutiva el máximo galardón del 'bertsolarismo'

Andoni Egaña, con 1.796,5 puntos, se alzó ayer con la txapela del XIV Campeonato de Bertsolaris de Euskal Herria, que convirtió al Bizkaia Arena de Barakaldo en punto de encuentro de más de 12.000 aficionados al bertsolarismo. Por su parte, Unai Iturriaga, segundo clasificado con 1.746 puntos, recibió por primera vez en la historia del certamen el trofeo Eskutik eskura (de mano en mano), del escultor Xabier Laka. La tercera clasificada fue Maialen Lujanbio, con 1.206,5 puntos.

La final del XIV Campeonato de Bertsolaris se inició, con puntualidad británica, a las 11.00. El durangués Igor Elortza se encargó de lanzar en primer saludo al público, con un bertso trilingüe en euskara, castellano y francés.

Durante el turno de la mañana, destacaron las intervenciones de la pareja de bertso de Amets Arzallus y Jon Maia, el divertido enfrentamiento madre-hijo que protagonizaron Jon Maia y Andoni Egaña y los bertsos individuales de Aitor Mendiluze y Sustrai Colina, que versaron, respectivamente, sobre el dolor que produce la pérdida de un hijo y la nostalgia de un amigo privado de libertad.

Varios de los participantes se atrevieron, incluso, a hacer uso de sus dotes como futurólogos. Egaña auguró que terminaría octavo en la clasificación final, y Arzallus aseguró que el de Zarautz alcanzaría el segundo puesto. Unai Iturriaga aventuró que la victoria sería de su paisano Elortza.

Tras la pausa de rigor, a las 16.30 dio comienzo la segunda parte del campeonato, donde brillaron los bertsos por parejas de Arzallus y Egaña, emulando a dos chicas que abandonan a sus novios en las barracas, y la actuación de Iturriaga junto a Mendiluze, en el papel de dos extraterrestres a quienes se les avería la nave espacial.

En el cara a cara final, Egaña e Iturriaga interpretaron sendos bertsos en homenaje a los euskaldunberris. La de ayer es la cuarta txapela consecutiva lograda por Egaña como máximo exponente del arte de improvisar coplas versificadas en euskera.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 19 de diciembre de 2005