Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE critica la retirada de una estatua de Goya por las obras de la M-30

Francisco de Goya y Lucientes ya no contempla desde su pedestal en la glorieta de San Antonio de la Florida la ermita donde pintó sus frescos. La escultura del pintor, realizada por José Llaneces en 1890, fue trasladada hace un mes y medio, de forma temporal, por las obras de la M-30. "Retirar este monumento es ilegal, porque está catalogado por el Plan General de Urbanismo de 1997 como monumento público y urbano de carácter singular y no puede ser trasladado sin un informe de la Comisión de Estética Urbana del Ayuntamiento", denunció ayer el concejal socialista Pedro Santín.

Santín explicó que la Comisión de Estética Urbana no se ha constituido ni reunido nunca desde la llegada de Alberto Ruiz-Gallardón al Ayuntamiento, con lo cual "es imposible que exista un informe al respecto". Un portavoz municipal replicó que para trasladar la estatua el Consistorio ha contado con todos los permisos pertinentes de Patrimonio. "No es cierto que se requiera de un informe de la Comisión de Estética Urbana", agregó.

El monumento, que es propiedad del Ayuntamiento de Madrid, estaba ubicado en la glorieta de San Antonio de la Florida desde 1986, y a sus pies se hacía la ofrenda floral en las fiestas de San Antonio de la Florida. Antes, en 1904, estuvo en la escalinata norte del Museo del Prado, y luego en la escalera principal de la Casa de la Villa, donde la instalaron en 1925.

El actual traslado se debe a la construcción de un colector en el margen derecho del Manzanares, bajo la calle de Aniceto Marinas, y de un colector de tormenta (un depósito enterrado donde se recoge agua de lluvias) en la misma zona. "Pedimos que se modifique el trazado de este colector, porque se van a sacrificar al menos 300 árboles consolidados, de entre 40 y 100 años, y también se perderán los de la glorieta donde está la estatua", aseguró Santín.

El monumento a Goya se encuentra ahora en el almacén municipal, donde se guardan las estatuas mientras se realizan obras de reforma. Fuentes municipales confirmaron que en todo momento el traslado ha sido supervisado y que la retirada temporal del busto cuenta con los permisos del departamento de Monumentos Históricos. "La retirada se aprovechará para limpiar el monumento y se repondrá a su sitio al terminar la construcción del tanque y el colector. Los madrileños podrán utilizar entonces sus industrias y retretes con la tranquilidad de que los residuos no volverán al Manzanares", subrayó el portavoz municipal.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 19 de diciembre de 2005