Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

43 municipios propondrán mejoras al trazado de la línea de Bescanó

Las empresas reiteran la necesidad de la conexión con Francia

Un total de 43 poblaciones de Girona anunciaron ayer al primer consejero, Josep Bargalló, que presentarán mejoras al trazado acordado para la línea de muy alta tensión entre Bescanó y Santa Llogaia. Mientras que estos ayuntamientos se oponen a la interconexión eléctrica de 400 kilovoltios con Francia, las empresas eléctricas reiteraron por la tarde la necesidad de construir la línea para garantizar el abastecimiento.

Cuatro representantes de la Asociación de Municipios contra la Muy Alta Tensión se reunieron ayer en el Parlamento catalán con Bargalló para trasladarle su rotunda oposición a la conexión con Francia. Al término del encuentro, el primer consejero explicó que estas poblaciones presentarán al Gobierno catalán un "informe técnico" en el que propondrán "alternativas" al trazado acordado para la línea entre Bescanó, Riudarenes y Santa Llogaia.

El presidente de la asociación, Paulí Fernández, dijo que el objetivo es "reducir" el impacto ambiental. Fernández avanzó que la propuesta incluirá algún tipo de "soterramiento", aunque no quiso precisar a qué tramos afectaría. Fernández afirmó que salía "muy satisfecho" de la reunión al constatar que el Gobierno tripartito "está dispuesto a escuchar al territorio" antes de tomar una decisión definitiva. "Estamos un poco más esperanzados de que la interconexión [con Francia] finalmente no se lleve a cabo".

Pero el discurso de los alcaldes de Girona choca frontalmente con lo sostenido por las empresas eléctricas, que ayer reiteraron la necesidad de ejecutar esta infraestructura. En una conferencia en el Círculo de Economía de Barcelona, los representantes de las eléctricas expresaron su opinión ante el consejero de Trabajo e Industria, el socialista Josep Maria Rañé, que también apuesta por construir la línea de muy alta tensión.

El más taxativo fue el presidente del consejo consultivo de Fecsa-Endesa en Cataluña, Antón Costas, quien denunció la "incoherencia" de los consumidores. Costas dijo que los españoles "demandan mucha electricidad" pero, al mismo tiempo, desean preservar intacto el medio ambiente, algo que, en ocasiones, "no es posible", dijo.

Sí a la energía nuclear

El dirigente de Fecsa-Endesa alertó de que, ante la fuerte demanda de electricidad, debe plantearse un nuevo modelo energético. En este sentido, Costas apostó por "entrar en un debate serio, riguroso y profundo" sobre la energía nuclear. "Es una energía alternativa que nos da muchas posibilidades de precio y de independencia energética", señaló.

En relación con la tortuosa decisión sobre el futuro de la interconexión con Francia, Costas defendió que "la decisión final sobre su ubicación no debe dejarse al ámbito local". En su intervención, el alcalde de Bescanó, Xavier Soy, le contestó asegurando que los ayuntamientos han sido "las víctimas" de este proceso. El alcalde denunció la "escasa información" que han recibido sobre la línea de 400 kilovoltios y criticó al Gobierno tripartito por sus "tomas de posición diversas", en alusión a las diferencias entre el Partit dels Socialistes e Iniciativa sobre la conveniencia de la infraestructura.

El presidente de Red Eléctrica de España, Luis Atienza, resaltó la escasa integración del sistema eléctrico español en el continente europeo. Atienza alertó sobre la debilidad de la red si no se refuerzan las líneas, y señaló precisamente a Girona como una de las provincias más necesitadas. "Lo que me sorprende es que una infraestructura así no se reivindique", remachó. Por su parte, el consejero Josep Maria Rañé se sumó a los que defienden la línea, aunque con menor contundencia. "Hemos de proteger el medio ambiente pero, a la vez, garantizar el suministro eléctrico", sentenció.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 16 de diciembre de 2005