Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Minas a la ofensiva

La brasileña Vale do Rio Doce compra la canadiense Canico por 750 millones de dólares

La ofensiva de grandes empresas brasileñas para conquistar más y más en el escenario externo prosigue, sin dejarse afectar por las turbulencias internas que sacuden el panorama político y a las incertidumbres causadas por la política económica del Gobierno de Lula da Silva. Entre el último lunes de noviembre y la primera semana de diciembre, Vale do Rio Doce, una de las mayores empresas de minería del mundo, anunció y concretó la compra de la canadiense Canico, por 750 millones de dólares.

Con eso, Vale do Rio Doce -que ya es la mayor productora y exportadora mundial de hierro- pasa a ser una de las cuatro mayores productoras de níquel. La empresa, cuyo valor de mercado está calculado en aproximadamente 45.000 millones de dólares, tiene proyectado transformarse en una de las tres mayores del sector de la minería en un plazo de cinco años. Al comprar Canico, se llevó el proyecto Onça Puma, en la sierra de Carajás, en el Estado de Pará, al norte de Brasil.

Vale do Rio Doce, que es la mayor productora y exportadora mundial de hierro, pasa a ser una de las cuatro mayores productoras de níquel

Habrá inversiones de 1.100 millones de dólares hasta que la mina empiece a producir, en el primer semestre de 2008. Por esa misma fecha, otra mina de níquel, que Vale do Rio Doce tiene en la región, el proyecto Vermelho, empezará a operar. Juntas, esas dos reservas tienen potencial para ofrecer a los mercados internacionales, y por 40 años, alrededor de 104.000 toneladas anuales de níquel, metal utilizado en la producción de acero.

Con esos dos proyectos, los ojos de Vale do Rio Doce están concentrados en la proyección de un mercado que crecerá alrededor del 4,5% anualmente, de aquí a 2010. El principal comprador deberá ser China.

El plan de Vale do Rio Doce es llegar al final de la década ofreciendo a sus compradores una amplia gama de materia prima para la industria siderúrgica mundial, de hierro a carbón, pasando por manganeso y níquel.

Para poder realizar esa expansión, la empresa cuenta con seguir cosechando resultados cada vez más positivos. En los tres primeros trimestres de 2005, el lucro de Vale do Rio Doce experimentó un aumento del 58% en relación con mismo periodo del año pasado, alcanzando la marca de los 7.800 millones de reales (alrededor de 3.000 millones de euros). Los analistas prevén que será el segundo mejor resultado del país, superado solamente por Petrobras, la estatal del petróleo. El lucro acumulado por Vale do Rio Doce este año se equipara a la suma de los dos mayores bancos privados brasileños, Bradesco e Itaú.

Entre julio y septiembre, Vale do Rio Doce registró unas ventas de 64 millones de toneladas de mineral de hierro. Este año, las ventas sumaron, hasta octubre, 170 millones de toneladas. Las inversiones realizadas entre enero y el final de septiembre suman 2.300 millones de dólares, un crecimiento del 81% en comparación a los tres primeros trimestres del año pasado.

La estrategia de la empresa es aumentar de manera significativa su actuación en el sector de minerales no ferrosos. Ya produce cobre, y ahora decidió invertir en la producción de níquel. Adquirir Canico exigió dos meses de intensas negociaciones. A última hora, Vale do Rio Doce aumentó su oferta inicial en casi un 20% por el precio de las acciones.

Ha sido la única adquisición realizada por la empresa brasileña este año. En 2004, Vale do Rio Doce había intentado adquirir otra empresa canadiense, Noranda, pero no tuvo éxito. Canico es una de las llamadas junior companies de Canadá, empresas menores creadas para obtener recursos en la Bolsa de Toronto, trazar proyectos viables de minería y luego ser vendidas a alguna de las gigantes mundiales del sector.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 11 de diciembre de 2005