Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Cerámicas, contra el 'monopolio'

Pamesa lidera un grupo de empresas azulejeras para comprar una comercializadora de gas

Un grupo de empresas azulejeras de Castellón, liderado por Pamesa, formalizará, antes de que acabe diciembre, la opción de compra del 51% de la sociedad comercializadora de gas Ingeniería y Comercialización del Gas, SA (Incogas), con sede en Murcia. Las firmas azulejeras formarán una mercantil a través de la que invertirán seis millones de euros, que es el precio total de constitución de la nueva sociedad y la compra de la mayoría de la comercializadora.

Además de Pamesa, el grupo estará formado por Tierra Atomizada (empresa en la que participan otras tres cerámicas) y el grupo Porcelanosa, que ya ha dado el sí a su participación, mientras que Taugres está barajando la posibilidad de entrar como socio. El presidente de Pamesa y líder de la operación, Fernando Roig, no descarta la entrada de otras empresas, incluso de otros sectores o su participación con el compromiso de convertirse en clientes. Si consiguen cerrar contratos de suministro en un breve plazo, la puesta en el mercado de gas por parte de este operador podría iniciarse en pocos meses.

La operación refleja la reacción de los empresarios a los precios a los que les somete Gas Natural, principal proveedor del sector

La operación iniciada por los empresarios cerámicos no busca una rentabilidad, al menos a corto y medio plazo, y es el reflejo de su reacción a los precios a los que les somete Gas Natural, principal proveedor del sector. Los azulejeros vaticinan además que el incremento no cesará hasta 2008 y que se puede agravar con la OPA sobre Endesa, con lo que han decidido dar un paso adelante, casi un paso de gigante, en su continua reivindicación por la liberalización del mercado del gas y convertirse en sus propios proveedores.

"Somos conscientes de que es complejo, pero no vamos a someternos", asegura Roig. "En mi caso, soy consciente de que incluso podría llegar a pagar el gas más caro, pero estoy dispuesto a seguir apostando por esta nueva comercializadora", añade. La reacción de Pamesa al "sometimiento" tiene un precedente, ya que en 2000 fue la primera compañía que suscribió con BP Amoco el primer contrato de suministro de gas al margen de Gas Natural.

Con este contrato, Fernando Roig muestra su intención de romper el "monopolio" del gas en el sector cerámico. Ahora, la decisión de entrar a formar parte de los operadores ha estado marcada por la misiva remitida hace unos meses por Gas Natural anunciando su intención de imponer sus tarifas dando así por zanjado un proceso de negociación iniciado en mayo por la patronal del sector.

En la carta, Gas Natural informaba a sus 150 clientes cerámicos de que la aprobación de las condiciones económicas marcadas por la compañía gasística era la única garantía de mantenimiento del suministro a partir del próximo primero de enero. El consumo de gas del sector cerámico nacional, del que Castellón concentra más del 80% de las industrias, asciende a 18.000 gigavatios hora al año (GWh/año), es decir, el 20% del consumo de gas de la industria española.

Las previsiones del grupo que lidera Pamesa apuntan a que, de unirse, como socios o clientes, todas las empresas previstas, Incogas podría pasar a suministrar entre el 15% y el 25% del gas que utiliza el sector cerámico que supondría restar a Gas Natural unos 70 millones de euros al año, ya que el sector paga unos 350 millones de euros anuales por el gas que consume, según fuentes de la patronal. A estas cifras podría sumarse otra de importancia ya que, según Roig, existe una papelera que consume 5.000 gigavatios interesada en participar en la operación. Ésta supondrá, en cualquier caso, un vuelco importante para Incogas que actualmente factura alrededor de 18 millones de euros al año.

La prueba definitiva para la comercializadora estará en la negociación con los suministradores. Hace unos días comenzaron las reuniones con los vendedores argelinos, aunque también se viajará a Katar y a Egipto, a la vez que no se descartan otros suministradores, como los Emiratos Árabes Unidos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 11 de diciembre de 2005