Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alonso considera intolerable que el PP use los atentados de ETA para atacar al Gobierno

Zaplana critica al ministro del Interior por no comparecer tras las bombas colocadas en Madrid

El portavoz parlamentario del PP, Eduardo Zaplana, sostuvo ayer que ETA ha puesto "en ridículo" al presidente José Luis Rodríguez Zapatero porque pocos minutos después de que éste expusiera en el Congreso sus "ensoñaciones" sobre la posibilidad de acabar con el terrorismo en la legislatura, la banda colocó siete bombas de escasa potencia en Madrid, Navarra y Guipúzcoa. El ministro del Interior, José Antonio Alonso, contestó que le parece "absolutamente intolerable" que el PP utilice la lucha antiterrorista contra el Gobierno e insistió en que el Ejecutivo combate a ETA "con total determinación".

Zaplana compareció ayer en el Congreso para hacer un balance del Día de la Constitución y criticar la actitud de Rodríguez Zapatero y su optimismo sobre el posible fin de ETA: "Mientras el presidente del Gobierno estaba diciendo que se veían posibilidades y que había un camino de esperanza, frase que utiliza con cierta frecuencia a la hora de vislumbrar el fin del terrorismo, el terrorismo le estaba contestando con siete bombas". "Porque siete bombas es terrorismo", insistió.

Para Zaplana, con esta respuesta, ETA está diciéndole a toda la sociedad que "no se aparta ni un ápice de la posición que siempre ha defendido, que va a seguir ejerciendo el terrorismo". Fue ahí cuando el portavoz lanzó la crítica contra Zapatero: "Otras posibilidades corresponden más a las ensoñaciones del presidente que a un análisis y valoración de la realidad".

El portavoz de los populares también tuvo palabras duras contra el propio ministro del Interior, José Antonio Alonso: "Que yo sepa, es la primera vez que se ponen siete bombas en el país y el ministro del Interior no comparece para dar explicaciones", se quejó.

El silencio de Alonso

Zaplana ofreció su propia explicación de ese silencio: Alonso no podía, aseguró, desmentir o corregir por la tarde las palabras que el presidente del Gobierno había realizado en la conmemoración del 27 aniversario de la Constitución. Para Zaplana, esto demuestra su teoría de que "el Gobierno es cada vez más dependiente de la estrategia y las decisiones de los terroristas", porque Zapatero "ha apostado por una estrategia política poco sensata".

El ministro del Interior contestó poco después que el presidente del Gobierno "mantiene un discurso firme e inequívoco" en la lucha contra ETA, informa Europa Press. Alonso aseguró que el Ejecutivo "tiene la fuerza y la determinación suficiente como para luchar hasta acabar con la organización terrorista" y lo que dice el presidente es "coherente y tiene absoluto sentido en la lucha del Estado y de la democracia contra ETA". Alonso insistió en que su departamento "mantiene la guardia absolutamente alta en la lucha contra la organización terrorista ETA" y, prueba de ello, dijo, fue la detención ayer mismo en Francia de un colaborador del último complejo Donosti desarticulado, Jon Koldobika Garmendia Martínez.

Respecto a las explosiones producidas el martes, Alonso eludió hacer cualquier "juicio de intenciones". "Ni voy a andar con escenarios mentales hipotéticos, porque aquí, como vengo reclamando desde hace tanto tiempo, hay que ceñirse a los hechos y los hechos son los que son. El Estado de derecho tiene que seguir en las conocidas claves en la lucha contra ETA", añadió.

Preguntado por la posibilidad de que ETA tenga un comando en la Comunidad de Madrid, Alonso rehusó negarlo por la discreción que, dijo, debe mantener al respecto, pero indicó: "En el mundo en el que vivimos la capacidad de desplazamiento es alta, por lo tanto el hecho de que se tenga o no se tenga un comando operativo en un sitio u otro es un dato de relativa importancia".

Respecto a las críticas de Zaplana por su silencio tras los atentados, Alonso subrayó: "Es una persona que sigue utilizando nada menos que la lucha antiterrorista, que debe estar marcada por la unidad de discurso de los demócratas, la sigue utilizando en la corta distancia política y es algo que me parece absolutamente intolerable y que queda fuera absolutamente de los parámetros con los que nos debemos comportar desde el Estado democrático y de derecho".

El ministro del Interior concluyó: "Le he dicho, no sólo que condenamos todas las acciones de ETA sino que estamos luchando contra la organización terrorista ETA con toda la determinación".

Por otra parte, Joseba Permach, portavoz de la ilegalizada Batasuna, insistió ayer en la inconveniencia de exigir condiciones previas para la formación de la mesa de partidos. Respondía así, de nuevo, a la exigencia del lehendakari, Juan José Ibarretxe, de que ETA abandone las armas para llegar a formalizar este foro que propugna.

"Exigir condiciones previas supone poner piedras en el camino", aseguró Permach en San Sebastián. Y añadió que, en lugar de condiciones previas, lo que hay que hacer, entre todos, es ponerse de acuerdo sobre dos cuestiones decisivas para avanzar en el proceso: "Acordar para qué nos sentamos en una mesa y cuál es su objetivo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 8 de diciembre de 2005