Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España lanzará un satélite propio de observación de la Tierra en 2010

Las imágenes servirán para cuestiones relacionadas con el medio ambiente y la seguridad

España lanzará un satélite propio de observación de la Tierra en 2010 que permitirá fotografiar el territorio con gran definición y superará en prestaciones a los ya existentes. Así lo anunció ayer el ministro de Industria, José Montilla, en la conferencia ministerial de la Agencia Europea del Espacio (ESA), que se celebra en Berlín. El satélite se fabricará mayoritariamente en España, aunque algunas partes se podrán desarrollar en el extranjero, explicó Montilla. Su coste será de alrededor de 190 millones de euros, según los planes de viabilidad que el Gobierno ha elaborado en los últimos dos años.

Las imágenes del satélite tendrán utilidad en áreas como la protección del medio ambiente, la observación de catástrofes naturales, la seguridad y defensa del Estado y la vigilancia de las fronteras. Concluidos los estudios de viabilidad, que han determinado las capacidades técnicas disponibles en la industria española, el coste y la demanda existente de los servicios que ofrecería el satélite, en 2006 se podrá comenzar a trabajar en el proyecto para lanzar el satélite en 2010 desde la Guayana Francesa.

El satélite, que aún no ha sido bautizado, dará a España un lugar de liderazgo en la observación de la Tierra por satélite y "permitirá a la industria española dar un salto cualitativo en su capacidad tecnológica y de gestión de sistemas espaciales complejos", explicó ayer Montilla en Berlín. El nuevo proyecto incrementará la facturación anual del sector espacial español un 70% y permitirá la creación de 600 empleos directos y hasta 1.000 indirectos en este sector, que hoy emplea a unas 2.000 personas.

España ya se nutre de las imágenes suministradas por otros satélites similares que tienen Alemania, Reino Unido, Francia e Italia. Lanzar uno propio supondría, sin embargo un salto cualitativo en las prestaciones tecnológicas y en la innovación. El nivel de definición de las imágenes proporcionadas por el satélite se está concretando en estos días, pero se cree que se podrán ver con nitidez objetos de entre uno y dos metros de tamaño, explicó Juan Carlos Fernández, del Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI). El ministerio confía en que el proyecto dará un impulso decisivo a la industria española que, al especializarse en terrenos de alta tecnología, estaría menos expuesta a la deslocalización.

Vigilancia global

El proyecto fue presentado ayer como contribución al futuro sistema europeo de vigilancia global para el medio ambiente y la seguridad GMES, fruto del acuerdo entre la UE y la ESA. Aunque el proyecto será liderado por España, el Ministerio de Industria está abierto a las aportaciones de otros países. "Ya hay varios interesados en participar", anunció Montilla.

La inversión de casi 200 millones en este satélite se suma a la aportación anual que España realiza a la Agencia Europea del Espacio. Esta contribución aumentó en 2005 un 17% con respecto a 2004, para situarse en 153,5 millones de euros, y en 2006 registrará otro incremento de 12,5% hasta 165 millones. España es el quinto país miembro de la ESA por la cuantía de su contribución, después de Alemania, Francia, Reino Unido e Italia. El aumento de aportación permitirá aumentar los contratos que las empresas españolas recibirán de la ESA en virtud del mecanismo de retorno geográfico que rige sus compras.

Uno de los puntos principales a tratar en la conferencia ministerial que concluye hoy en Berlín es la aprobación de un presupuesto de 8.800 millones de euros para los próximos tres años. La mayor partida de este presupuesto la constituye, con 3.800 millones de euros, la continuación de los programas científicos. Otro de los temas a discutir es el desarrollo futuro del cohete Ariane, que proporciona a Europa un acceso independiente al espacio. También se decidirá sobre el desarrollo de la Estación Espacial Internacional (ISS) como laboratorio de investigación en el espacio y sobre los programas interplanetarios. En la ESA participan 17 países, en su mayor parte miembros de la UE.

Ya en septiembre de 1992, España lanzó el primer satélite español, el Hispasat, dedicado a las comunicaciones. Fue fabricado por una empresa francesa y se invirtieron en el programa 354 millones de euros. Con el paso de los años, ya son varios satélites los que orbitan con distintos apellidos bajo la marca de Hispasat.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 6 de diciembre de 2005