Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Moratinos busca en África pactos de readmisión de 'sin papeles'

El ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, inició anoche en Accra, capital de Ghana, una gira por seis países africanos con el objetivo central de avanzar hacia la conclusión de acuerdos de readmisión de sin papeles procedentes de la inmigración ilegal. La gira, que incluye un fuerte componente de cooperación al desarrollo, e incluso aspectos de cooperación comercial y económica, proseguirá hasta el próximo domingo por Angola, Mozambique, Nigeria, Malí y Níger.

Otra meta del viaje es promover la conferencia ministerial euroafricana sobre flujos migratorios, que Madrid y Rabat quieren organizar en 2006 en Marruecos, para abordar los problemas con todos los países implicados, de origen, tránsito y destino.

En ese sentido, la gira incluía inicialmente Suráfrica, por el ascendiente político que el presidente Tabo Mbeki tiene en el continente, y Etiopía, porque allí está la sede de Unidad Africana (UA), organización continental cuyo presidente, Alpha Oumar Konaré, apoya la iniciativa hispano-marroquí.

Pero el respaldo de Mbeki a la reivindicación marroquí de la soberanía de Ceuta y Melilla y el deterioro de la seguridad en Addis Abeba aconsejaron, según fuentes diplomáticas, el cambio de un periplo que ha seguido evolucionando casi hasta momento de la partida. Así, hasta hace sólo unos días, la gira incluía Senegal, pero la escala en Dakar ha quedado finalmente para una visita posterior de la secretaria de Estado de Cooperación, Leire Pajín, que acompaña al ministro en el viaje iniciado ayer.

Esperanzas en Ghana y Malí

Senegal es, sin embargo, uno de los países con los que Moratinos se propone cerrar acuerdos de readmisión. Lo citó hace dos meses en el Senado, al calor de las crisis en Ceuta y Melilla, junto a Malí, Ghana, Guinea Conakry, Gambia y Camerún. Estos dos últimos han dicho que no firmarán. Guinea tiene ya un acuerdo con España, y también Nigeria. Las esperanzas se concentran, pues, en Ghana, que sólo tiene que ratificar un acuerdo firmado ya en Madrid, y en Malí, un país importante entre los emisores de inmigración ilegal hacia España. La inmigración procedente de Níger es, en cambio, insignificante.

Angola y Mozambique poco tienen que ver con las crisis migratorias, pero han sido incluidas en el programa porque son dos destinos importantes de la cooperación española y concentran intereses significativos de la industria pesquera de nuestro país. Se consideran casos de colaboración exitosa.

La cooperación española en el continente africano alcanzará este año los 450 millones de euros, con un fuerte crecimiento sobre los periodos anteriores. Sus gestores rechazan, en principio, vincularla a otros objetivos políticos, como el control de la inmigración, pero la cooperación tiende muchas veces a compensar el esfuerzo de los países que colaboran en esa materia, y así el Gobierno se propone ahora destacar a Malí como país prioritario para la ayuda.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 6 de diciembre de 2005