Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Esquerra pide una "reflexión" al tripartito tras el último barómetro

Tras constatar en el último barómetro de la Generalitat un descenso generalizado en intención de voto de todas las fuerzas del tripartito, Esquerra Republicana (ERC) invitó ayer a sus dos socios de Gobierno a realizar una "reflexión" que permita enderezar la situación en lo que queda de legislatura. La portavoz de la formación, Marina Llansana, afirmó ayer que los cuatro puntos de avance de Convergència i Unió (CiU) respecto al anterior barómetro son fruto de la "crisis del debate de política general", al que el presidente Pasqual Maragall acudió con una crisis de Gobierno que no pudo cerrar hasta 10 días más tarde.

Sin embargo, tanto Esquerra como el Partit dels Socialistes (PSC) e Iniciativa per Catalunya (ICV) recordaron ayer que el tripartito mantiene un apoyo electoral que, según el barómetro, rozaría el 39%, muy superior, por tanto, al 20,8% de CiU y al 4,9% del PP. "Hay estabilidad y hay tripartito para muchos años", repitieron ayer los portavoces de las tres formaciones que apoyan al Ejecutivo de Pasqual Maragall.

CiU, gran triunfadora en el barómetro de noviembre, no dejó pasar ayer esta oportunidad para destacar su "cotización al alza". Lo dijo su portavoz parlamentario, Felip Puig, quien también quiso hacer notar la "progresiva pérdida de confianza del tripartito".

A tenor de los cálculos de CiU basados en los datos del sondeo, los nacionalistas pasarían a tener 48 diputados frente a los 46 que posee actualmente; el PSC bajaría de 42 a 40; ERC perdería uno de los 23 diputados que tiene en la actualidad; el PP se mantendría en 15 e Iniciativa per Catalunya sumaría uno a los 9 que obtuvo en las últimas elecciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 3 de diciembre de 2005