GIRO EN LA POLÍTICA MONETARIA

El BCE sube los tipos del 2% al 2,25%

Trichet defiende el aumento, el primero en cinco años, para evitar que la inflación se dispare

El Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE) decidió ayer, sin hacer mucho caso a las presiones, subir los tipos de interés del 2% al 2,25%, el primer ascenso en más de cinco años. "Nuestra decisión contribuirá a mantener las expectativas de inflación a medio y largo plazo en la zona euro sólidamente ancladas en niveles compatibles con la estabilidad de precios", declaró el presidente del banco, Jean-Claude Trichet, en la rueda de prensa posterior a la reunión que mantuvo ayer el Consejo de Gobierno.

"Este anclaje de las expectativas de inflación es un requisito previo para que la política monetaria siga contribuyendo a apoyar el crecimiento económico en la zona euro", añadió Trichet. "No hemos decidido a priori iniciar una serie de aumentos de los tipos de interés", advirtió Trichet a quienes, como la mayoría de los analistas europeos, esperan que el paso dado ayer se repita a lo largo del primer semestre de 2006 hasta situar los tipos en el 2,5%. El presidente puso énfasis en que en cada momento se volverá a estudiar la situación sobre los indicadores económicos.

Más información
Almunia considera que la subida no alterará el crecimiento económico
El alza del precio de la vivienda se mantiene en tasas superiores al 16%
Impaciente

Voces en contra

Trichet recordó que el crecimiento económico en la zona euro se ha fortalecido en el tercer trimestre, con un alza del 0,6% con respecto a los meses de abril a junio, y auguró unas tasas de crecimiento de entre el 1,2% y el 1,6% para 2005 y entre el 1,4% y el 2,4% para 2006 y 2007. Esta recuperación paulatina sustenta la decisión del banco de aumentar los tipos sin miedo a que el alza, que intenta atajar la inflación, suponga un freno para la economía. Desde que el presidente del banco anunciara veladamente el aumento de tipos hace dos semanas en una conferencia, las críticas a una decisión semejante han abundado tanto dentro como fuera del BCE por considerarla prematura ante la posibilidad de que ahogue la tímida recuperación de algunos países.

Hace días, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) pidió al BCE que no suba los tipos porque pondría en peligro la recuperación económica. En el mismo sentido se pronunció el presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, para el que "los indicadores de la inflación no son tan preocupantes como para desencadenar una reacción de política monetaria".

Respecto a por qué se anticipó este movimiento, Trichet defendió que su deber es ser lo más predecible posible para mantener la credibilidad del banco.

"Ningún miembro del Consejo de Gobierno se sorprendió por lo que dije porque expresé el sentir de todos. La decisión fue unánime", dijo Trichet tajante, aunque reconoció que al comienzo de la reunión hubo diferencias de opiniones. "Algunos quizá pensaron que los tipos podrían estar más altos, y otros, a lo mejor, que aún podríamos esperar un poco más", declaró.

Junto a los altos índices de inflación causados por el precio del petróleo, el presidente del banco emisor apuntó el riesgo que para la estabilidad de precios supone la enorme liquidez de la economía. "El crecimiento del endeudamiento, especialmente en créditos hipotecarios, se mantiene muy robusto. La dinámica de los precios en varios mercados inmobiliarios requiere un estricto control", apuntó.

Mercado hipotecario

Sin duda, España es uno de esos mercados necesitados de atención. La subida del tipo de intervención del BCE ha llegado precedida del incremento del Euribor medio de noviembre, referencia para el 93% de los hipotecarios españoles, que subió hasta el 2,68%.

No obstante, la Asociación Hipotecaria Española (AHE) aclaró que la decisión del BCE no implica una subida simultánea y de la misma magnitud del Euribor, aunque marca su tendencia. De hecho, ayer el Euribor bajó desde el 2,765% hasta el 2,756%. Además, los tipos han permanecido fijos desde mediados de 2003, mientras que el Euribor ha oscilado al alza y la baja. Esta asociación cree que las familias españolas van a poder encajar "perfectamente" el incremento de las cuotas de sus hipotecas tras la nueva subida del precio del dinero y sólo podrían tener dificultades en los pagos si los tipos superan la cota del 3%. La subida del Euribor de noviembre se traducirá, para los que pidan un crédito ahora o lo revisen según este índice, en unos 21 euros en un crédito medio, de 120.000 euros.

"Las familias que contrataron antes de 2002 sus hipotecas pueden dormir tranquilas porque ninguna subida previsible debe aumentar significativamente las cuotas de sus hipotecas", señalaron en la asociación, "ya que pagarán menos que al inicio de su contratación".

Las Cámaras de Comercio y las cajas de ahorros coincidieron en señalar que este alza de tipos tendrá una pequeña repercusión en los hogares. La Asociación Española de Banca añadió que esta subida no es la antesala de alzas sucesivas, como en EE UU.

Las Bolsas reaccionaron positivamente al movimiento del BCE. La Bolsa española tuvo la mayor subida en un mes y recuperó los 10.600 puntos, tras elevarse un 1,15%. En Europa destacó el avance del 1,51% de París, y el 1,41% de Francfort, mientras que el índice medio del Euro Stoxx 50, avanzó un 1,58%. A media sesión, Wall Street subía un 1,14%.

Jean-Claude Trichet, durante la conferencia de prensa donde explica la subida de tipos decidida por el BCE.
Jean-Claude Trichet, durante la conferencia de prensa donde explica la subida de tipos decidida por el BCE.REUTERS

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS