Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fiscal Mena afirma que el triple crimen de Castelldefels demuestra que "el sistema ha fallado"

Más de 4.000 personas despiden a las víctimas en una emotiva ceremonia

El fiscal jefe de Cataluña, José María Mena, afirmó ayer que el triple crimen de Castelldefels debería servir para entonar el mea culpa y reconocer que "ha fallado el sistema en todos sus ámbitos", porque ha sido incapaz de rehabilitar a los dos presuntos autores: un joven que antes había robado vehículos y un hombre que estuvo en la cárcel por homicidio. Con todo, el fiscal jefe reclamó una mayor severidad en el cumplimiento de las penas para impedir por ejemplo que, a los seis años de cometer un crimen, un recluso pueda salir de permiso, como ocurrió en este caso.

A poco menos de un año para su jubilación, el fiscal Mena diseccionó el triple crimen de Castelldefels de manera autocrítica desde diversas ópticas. "No nos han salido bien las cosas, porque el sistema del que forman parte la fiscalía, la justicia, los servicios sociales y los penitenciarios no ha triunfado. Y eso lo hemos de reconocer con humildad". Con todo, insinuó que hechos como ése son poco menos que inevitables y se preguntó: "Salvo la condena a cadena perpetua, ¿qué nos queda? Porque no hay dinero para poner dos policías en la calle al lado de cada ciudadano".

Algo que sí es posible, dijo Mena, es que la dministración penitenciaria sea más severa con los presos con delitos de sangre. "Que realmente se cumplan las penas que se imponen". Por ese motivo, recordó que Fernando Sánchez Medina, de 37 años y presunto autor de los tres asesinatos de Castelldefels, quedó en libertad condicional a los 12 años de cometer el crimen, y a los seis ya tenía permisos.

"Eso ocurría con el Código Penal franquista", que estuvo vigente en España hasta 1995. A partir de entonces las penas se cumplen íntegramente, "pero se acortaron", puntualizó Mena, antes de recordar que "hace una década el PP clamó contra esa reforma diciendo que iban a salir de las cárceles 20.000 presos".

Unas 4.000 personas asistieron ayer a los funerales por José Luis Royo, Rosa Alonso y Carlos Royo, las víctimas del atraco cometido el martes. La ceremonia tuvo lugar en la parroquia de Santa Maria y en la intimidad, siguiendo el deseo de la familia, a la que los vecinos quisieron dar su apoyo concentrándose en el exterior de la iglesia, donde recibieron con aplausos la llegada y salida de los coches fúnebres, informa Glòria Ayuso

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 2 de diciembre de 2005