Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

CiU pide que se paralicen las obras del AVE a su paso por Barcelona

El tripartito tacha de irresponsable la propuesta nacionalista

Josep Rull, diputado de CiU, logró sublevar ayer a los diputados de los partidos que apoyan al Gobierno catalán. Rull defendió la necesidad de una moratoria para las obras del AVE a su paso por Barcelona. Roberto Labandera (PSC) calificó la propuesta de "irresponsable". CiU propuso también que se haga de una vez el cuarto cinturón. Sólo obtuvo el apoyo del Partido Popular.

La tesis de Rull para defender que se paralicen las obras del AVE a su paso por Barcelona fue sencilla: no hay acuerdo político ni ciudadano al respecto. La falta de acuerdo político es evidente: CiU se opone, aunque se trata de una actitud nueva. Hasta hace tres días estaba de acuerdo. La oposición ciudadana está plasmada en decenas de pancartas en las que se pide que no se abra el túnel bajo la calle de Provença, fruto del síndrome del Carmel.

La respuesta del tripartito fue contundente. La actitud de CiU, dijo el diputado socialista Roberto Labandera, es "demagógica e irresponsable", impropia de un partido que ha estado en el Gobierno y que debería saber que hay que hacer pedagogía en defensa de las grandes infraestructuras de interés general. Defender la moratoria recordando el problema del Carmel es "alimentar la hoguera". Labandera se empleó con no poca dureza y reprochó a CiU su tendencia a "ponerse detrás de cualquier pancarta" por la "desesperación de estar en la oposición".

Oriol Amorós (ERC) criticó la sugerencia de Rull de que el Gobierno actuaba de espaldas a la población y señaló que hay mecanismos de comunicación con los vecinos, más allá de leer las pancartas. Más dura estuvo Bet Font (ICV), que acusó a CiU de no buscar el acuerdo en nada, sino limitarse a buscar puntos de discrepancia con el Gobierno para tratar de "cargar contra el tripartito".

La propuesta de CiU tenía varios elementos. El primero, definido como esencial por el propio Rull, la parálisis de las obras del AVE en Barcelona, y cambiar el proyecto entre Sants y la Sagrera para garantizar la menor afectación a los vecinos. Pero se sugería, además, potenciar el paso de la línea por el Vallès para no llegar con retraso a la frontera.

Los partidos del Gobierno ofrecieron a Rull un pacto: votaría a favor de la propuesta de revisar el túnel entre Sants y la Sagrera y de potenciar la línea del Vallès a cambio de que CiU reiterase la petición de frenar las obras. No hubo acuerdo. El PP se abstuvo.

En la Comisión de Política Territorial se vieron ayer otros asuntos. El que provocó mayor discrepancias, aparte del paso del AVE, fue el cuarto cinturón. CiU y el PP habían presentado propuestas por separado para reclamar que se haga de una vez. Unieron incluso las fuerzas votándose unos a otros, pero fueron barridos por la mayoría que apoya al Gobierno.

Josep Rull y Josep Llobet (PP) adujeron que la B-30 se halla al límite del colapso y que el cuarto cinturón es necesario. El tripartito, con una única voz (Labandera), reprochó a CiU que reclame una obra que no hizo en 23 años de gobierno. Porque el primer proyecto de cuarto cinturón es de 1965. Labandera sostuvo que la prioridad del tripartito es el tren, aunque habrá un plan para mejorar la movilidad entre Granollers y Abrera.

Llobet defendió su propuesta con entusiasmo, convencido, dijo, de que el cuarto cinturón se hará "igual que la interconexión eléctrica con Francia", aunque el Gobierno se dedique a "marear la perdiz" para ganar tiempo y tapar las diferencias. Unas diferencias, sostuvo Rull, que explican por qué intervino sólo un socialista en nombre de los tres partidos: "Para que no se vean las diferencias".

Por pedir que no quede

El grupo parlamentario de CiU reclamó ayer la instalación de una estación meteorológica en Santa Maria de Besora (Osona). La respuesta del tripartito la dio la diputada de ICV-EUiA Bet Font. Fue lacónica. Se limitó a leer el informe hecho al respecto por el anterior responsable del servicio de meteorología del Gobierno de CiU, Oriol Puig, firmado y fechado el 23 de diciembre de 2003. Decía que era innecesario. Oriol Puig es hermano del diputado Felip Puig, primer firmante de la propuesta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 1 de diciembre de 2005

Más información