Una sonda espacial japonesa logra posarse en el asteroide Itokawa

La mini sonda espacial japonesa Hayabusa parece haber logrado recoger muestras de la superficie del pequeño asteroide Itokawa, donde se posó ayer sábado en una misión sin precedentes, que concluirá cuando ese material sea transportado a nuestro planeta, informó la Agencia de Exploración Aeroespacial Japonesa (JAXA). Aunque la nave estuvo tan sólo unos segundos sobre Itokawa, en ese corto lapso consiguió recoger polvo de su superficie, la primera vez que se han tomado muestras de un cuerpo celeste, y después despegó para transmitir información a la sede de control de esta operación, señaló el portavoz de JAXA, Kiyotaka Yashiro, quien matizó que sólo se podrá certificar el éxito de la recogida cuando haya finalizado la misión en 2007.

Las superficies de estos cuerpos, a diferencia de las de los planetas, están casi inalteradas

Una vez en la Tierra, esas muestras se analizarán para intentar descifrar la formación de esos cuerpos celestes y, por tanto, sobre el origen del sistema solar ya que las superficies de los asteroides, a diferencia de las de los planetas, han permanecido casi inalteradas. Esta es la segunda vez que Hayabusa aterriza sobre Itokawa,tras el pasado domingo, en que se posó durante 30 minutos sobre el asteroide sin poder lanzar su proyectil para recolectar polvo de su superficie en lo que fue la primera vez que una nave espacial japonesa aterrizaba sobre un cuerpo extraterrestial, aunque JAXA no descubrió que lo había hecho hasta días después.

Igualmente, fracasó hace dos semanas cuando perdió a su mini robot Minerva que debía filmar Itokawa, medir su temperatura y ofrecer otros datos para facilitar el aterrizaje de Hayabusa.

El asteroide, con forma de patata nudosa con partes montañosas y otras lisas, viaja en una órbita alrededor del Sol entre nuestro planeta y Marte y lleva el nombre del pionero de la investigación espacial nipona, Hideo Hitokawa.

Itokawa se encuentra a 300 millones de kilómetros de la Tierra y es uno de los cientos de objetos cercanos a ella y potencialmente peligrosos. En las imágenes enviadas por Hayabusa "los primeros movimientos y operaciones parecen excelentes. La recogida también parece haber salido muy bien", afirmó Yashiro.

Antes de posarse y desplazarse como un saltamontes sobre el asteroide, Hayabusa lanzó desde un cono una pequeña bola a 300 metros por segundo que al impactar contra el Itokawa, originó polvo asteroidal, recogido por la nave. Hiroki Matsuo, uno de los creadores del programa espacial nipón, dijo que "ha sido muy complicado pues es como si un avión Jumbo lograra aterrizar en el Gran Cañón en movimiento".

"Estoy contento de saber que han recolectado muestras. Es la primera vez en el mundo que esto ocurre y contribuirá enormemente a la exploración del espacio", señaló el ministro japonés de Ciencia y Tecnología, Iwao Matsuda. Hayabusa no intentará nuevamente posarse sobre Itokawa, por carecer de combustible suficiente, ya que el que aún tiene lo necesita para su viaje de regreso a la Tierra, dijo JAXA.

En los dos años que lleva viajando por el sistema solar desde que fue lanzada por Japón en mayo de 2003, Hayabusa (halcón peregrino, en japonés) tuvo que aproximarse a la Tierra para ajustar su órbita en mayo de 2004 tras sufrir tormentas solares y la pérdida de 1 de sus 3 giróscopos.

El percance no pone en peligro, según los científicos, la misión que debe concluir en junio de 2007 cuando su cesta, conteniendo la valiosa carga de muestras de polvo de la superficie del Itokawa, aterrice con paracaídas en un desierto australiano, para después ser comparadas en un laboratorio con las que quedaron en la Tierra tras los impactos de asteroides.

Imagen del asteroide Itokawa.
Imagen del asteroide Itokawa.JAXA

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS