NOTICIAS Y RODAJES

Una película sobre la vida de Johnny Cash inaugura el festival de Gijón

'En la cuerda floja', de James Mangold, encabeza una lista de 150 filmes

La esperada película de James Mangold, En la cuerda floja, sobre la leyenda del cantante country Johnny Cash, abrió anoche el 43º Festival de Cine de Gijón, que persevera como certamen de referencia del "cine rompedor". El festival exhibirá durante nueve días 150 filmes de cuatro continentes, con especial dedicación al cine independiente y de autor. En los ciclos paralelos se mostrarán retrospectivas de grandes realizadores italianos y de la obra de Claire Denis, Tood Solondz y Pirjo Honkasalo.

José Luis Cienfuegos, director del certamen, asegura que este acontecimiento cinematográfico se mantiene fiel a su espíritu diferenciador y a su afán de "programar películas que traten al espectador con respeto y que establezcan diálogo con el público, recogiendo nuevas miradas y tendencias, y sin perder la intención didáctica con las selecciones retrospectivas y ciclos paralelos, organizados en colaboración con filmotecas, cinematecas y museos españoles y europeos". El cine europeo vuelve a ser predominante, pero las ocho salas del certamen proyectarán realizaciones de cuatro continentes, y, como en las últimas ediciones, la cine+matografía independiente estadounidense encontrará un esmerado tratamiento. Es el caso de la cinta inaugural -fuera de concurso-, En la cuerda floja, de James Mangold, en la que el actor Joaquin Phoenix interpreta al cantante country Johnny Cash, que apoyó a indígenas, convictos y desheredados, y conoció el ostracismo por su actividad política; o de Everythings is Illuminated, de Liev Schreiber, que recrea el libro con el que un veinteañero Jonathan Safran Foer rememoró el Holocausto nazi, y con la que se clausurará la cita cinematográfica asturiana el próximo día 2.

En la sección oficial se exhibirán otras producciones estadounidenses como Thumbsucker, de Mike Mills, inspirada en la novela homónima de Walter Kirn, que fue galardonada en Berlín y Sundance, o Murderball, de Henry Alex Rubia, que narra el combate violento y tenaz del equipo paralímpico americano de rugby, también premiada en Sundance y propuesta para los Oscar en la categoría de Mejor Documental.

El cine en español estará representado en la sesión oficial por la argentina Como un avión estrellado, segundo largometraje de Ezequiel Acuña, una historia intimista del desarraigo de tres jóvenes y que obtuvo el premio a la mejor película del Festival de Cine Independiente de Buenos Aires.

La competición se dirimirá entre 14 largometrajes de Reino Unido, Irlanda, Austria, Alemania, Bélgica, Francia, Dinamarca, Canadá, EE UU, Japón, Argentina, Singapur, Irán y Líbano. Entre otros, concurren The great ecstasy of Robert Carmichae, del británico Thomas Clay; la irlandesa Adam y Paul, de Lenny Abrahamson; la coproducción franco-belga Ultranova, de Bouli Lanners; la danesa Dark Horse, de Dagur Kári, y la austriaca Workingman's Death, de Michael Glawogger. En la sección de cortometrajes, el palmarés se lo disputarán 14 cortos de España, Holanda, Bélgica, Francia, Grecia, Reino Unido, Ucrania y Argentina. Entre los cuatro cortometrajes españoles a competición figura el estreno de Choque, la segunda obra de Nacho Vigalondo, tras haber sido candidato al Oscar con su anterior trabajo. Los ciclos paralelos vuelven a ofrecer una panoplia muy amplia y diversa de cinematografías: Enfants terribles, dedicado al público infantil y juvenil, mostrará 13 producciones; 17 filmes europeos ausentes habitualmente de las salas comerciales integran la sección Esbilla y 11 obras independientes nutren la muestra Llendes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 24 de noviembre de 2005.

Se adhiere a los criterios de