Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ARTE

Una parodia del creacionismo en EE UU logra el éxito mediático

La irónica reivindicación del monstruo de los espaguetis parodia las teorías del creacionismo - Bush, a favor de esta doctrina, que niega la teoría de la evolución de Darwin y basa la vida humana en la existencia de Dios

Internet y Bobby Henderson, un joven licenciado en física de Oregón, son los responsables del último fenómeno mediático que desde la Red está dando la vuelta al mundo. Se trata del Flying Spaghetti Monster (FSM), una divinidad en forma de una maraña de espaguetis y dos albóndigas, que ya ha hecho su primer milagro: atraer al sitio de Henderson más de 19 millones de visitas en tres meses desde su aparición.

La nueva religión nació como irónica respuesta a la propuesta del Consejo de Educación del estado de Kansas de introducir en las escuelas la enseñanza del diseño inteligente, moderna denominación del creacionismo, equiparándola a las teorías científicas de la evolución. El creacionismo empezará a impartirse en las escuelas de ese Estado norteamericano. Todo empezó con una carta abierta, enviada a las principales escuelas de Estados Unidos y publicada en su sitio venganza.org, donde Henderson afirma que el monstruo de espaguetis volador debe ser reconocido como el ser supremo que creó el mundo y su doctrina impartida en las clases de creacionismo bíblico, ya que ambas están basadas en la fe.Los seguidores del FSM, autodenominados pastafaris (un guiño a los rastafaris jamaicanos), dotaron la imagen sagrada de la necesaria iconografía histórica y artística, sustituyéndola a la imagen de Dios en la Capilla Sixtina de Miguel Ángel o en La Última Cena.

MÁS INFORMACIÓN

La satírica reivindicación ha cobrado especial relevancia tras la decisión del Estado de Kansas de introducir la enseñanza del creacionismo en la asignatura de ciencias y las declaraciones del presidente Bush en favor de esta doctrina, que niega la teoría de la evolución formulada por Darwin y basa la vida humana en la existencia de Dios.

El bicho enmarañado, convertido ya en el símbolo de los opositores de este nuevo éxito del fundamentalismo cristiano, se ha ido dotando de una verdadera mitología seudocientífica, que afirma -por ejemplo- que el aumento de la temperatura global del planeta se debe a la disminución de piratas desde 1800 y a que los techos de los templos hindúes y las acuarelas de Kandinsky son prefiguraciones del dios-espagueti.

Como cualquier religión que se precie, el pastafarianismo tiene sus dogmas y su paraíso, representado como una isla con un volcán que escupe cerveza, Henderson es su profeta en la tierra y el viernes, su día sagrado. También hay objetos de culto (camisetas, pegatinas y otros objetos en venta a través de la página web), himnos y rezos, que terminan con la palabra ramen, nombre de un fideo japonés, en sustitución del más tradicional amen. "Suena absurdo, pero si la clase de Ciencias incluyen las teorías religiosas, podrían ofrecer explicaciones de la creación igual de ilógicas que la mía y no quisiera que Adán, hecho de arcilla, se convirtiese en la única verdad", dice Henderson.

Mientras tanto, la polémica entre creacionismo y evolucionismo sigue más allá de las parodias: además de Kansas, también Ohio, Texas, Misuri, Carolina, Wisconsin y Misisipi son teatro de batallas legales sobre propuestas que llegan a penalizar el darwinismo de los programas de enseñanza. Hasta 20 estados están debatiendo sobre la conveniencia de incluir el diseño inteligente en el temario. El conflicto, que empezó en la década de 1930, vuelve a ponerse de moda, cada vez que los conservadores se instalan en el poder, aprovechando también que -según una encuesta de Gallup- el 44% de los americanos cree que "el hombre fue creado directamente por Dios a su imagen hace unos 10.000 años". Un tercio de la población está convencida de que "el creacionismo es una ciencia cierta".

FSM: www.venganza.org

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 24 de noviembre de 2005