Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Aulas

Diferentes, pero iguales

Cuando los alumnos del IES Hermanos Medina Rivilla, de Bailén (Jaén), solicitaron a través de Internet socios para llevar a cabo un proyecto que persigue intercambiar experiencias educativas y culturales con otros institutos europeos, nunca pensaron que serían jóvenes polacos y checos los que acabarían aceptando su invitación. Unos 40 institutos se interesaron por su propuesta, aunque al final sólo se comprometieron dos centros: El Stredni Prumyslova Strojnicka, de Vsetín, en la República Checa, y el Zespol Skol número 2, de Czestochova, en Polonia.

"La mayoría tuvimos que acudir al mapa para localizar estas dos ciudades que, durante los próximos tres años, se convertirán en nuestro objeto de estudio a través de encuentros con sus estudiantes", indica Jorge Royo, profesor de este instituto de Bailén y responsable del proyecto que lleva por título Different, yet equal (Diferentes, pero iguales).

Realizarán trabajos sobre cultura, historia, ecología y geografía de los tres países

"La idea surgió hace un año cuando un grupo de profesores decidimos que en los institutos se puede hacer mucho más que enseñar Matemáticas o Historia. Queríamos que nuestros alumnos conocieran otras culturas y tradiciones de la mano de otros jóvenes", añade Royo, quien subraya que esta experiencia es "muy enriquecedora" para el crecimiento como persona de sus alumnos. La iniciativa se enmarca dentro del programa Comenius de la Unión Europea, quien a través de la agencia Sócrates Erasmus apoya programas de intercambio de profesorado y alumnos europeos. Y esta semana se ha producido el primer contacto con la visita a Bailén de una quincena de alumnos polacos y checos que durante tres días han compartido clase, excursiones y alojamiento en las casas de los mismos alumnos del IES Hermanos Medina Rivilla. Durante tres años realizarán trabajos, con la ayuda de profesores e incluso de sus propias familias, sobre la cultura, historia, ecología y geografía de las regiones de donde proceden los participantes.

"Queremos motivarles, que experimenten personalmente cómo el inglés es útil y necesario para poder comunicarse con otras personas y que abran su mente a nuevas realidades y posibilidades de cara a su futuro", subraya Royo. María Nieves Mira, alumna de 3º de Secundaria, recuerda cómo fueron a recogerlos al aeropuerto de Madrid con un autobús.

"Al principio nos daba vergüenza porque no nos conocíamos, pero pronto empezamos a entendernos utilizando el inglés y ya nos caímos muy bien antes de que finalizásemos el viaje de vuelta", explica esta chica de 14 años. Su invitada, Justina Placzyníska, estudiante polaca de 15 años, subraya lo dicho por María y adelanta que ya han hecho planes para volver en verano. "Su ciudad, su lengua y sus costumbres son muy diferentes a las nuestras, pero nos gusta la misma música, la misma comida y tenemos inquietudes muy parecidas", reconoce María Nieves. De hecho, a Justina lo que más le ha llamado la atención es el volumen de voz de los españoles: "Más alto del utilizado en Polonia".

A través de Internet, los alumnos intercambiarán y darán a conocer sus trabajos e investigaciones. Durante estos días han acordado que el primer año se centrará en estudios comparativos sobre la historia y geografía de los tres países. El segundo curso se dedicará a la literatura y las tradiciones populares y el tercero abordará el análisis de los diferentes sistemas políticos y económicos de las tres naciones.

"Enseñar que polacos, checos y españoles somos diferentes, pero al mismo tiempo iguales y que tengan la oportunidad de aprender nuevos idiomas y de hacer amigos es una formación complementaria muy valiosa", defiende Kate Swiatek, una de las profesoras polacas que acompaña a sus alumnos. Los tres institutos, que esperan la respuesta de uno francés y otro chipriota interesados en participar en el proyecto, editarán un libro y un DVD con todos los estudios elaborados.

La agencia española financiará con 3.200 euros anuales las actividades y viajes de los alumnos de Bailén, que la próxima primavera viajarán a Polonia para continuar con los trabajos que tendrán como lengua común el inglés.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de noviembre de 2005

Más información

  • Alumnos de un instituto de Bailén idean un proyecto educativo con jóvenes de Polonia y la República Checa