Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
MOCIÓN DE CENSURA EN GIBRALEÓN

Chaves rescata su idea de que un grupo de notables dictamine los casos de transfuguismo

El presidente propone que los integrantes de la comisión los designe el Defensor del Pueblo

El presidente de la Junta, Manuel Chaves, anunció ayer en Munich (Alemania) su intención de enviar una carta a los líderes de los partidos andaluces con representación parlamentaria para proponerles la creación de una comisión integrada por personas "independientes y de reconocido prestigio", que se encargaría de dictaminar si las mociones de censura municipales se ajustan a los principios del pacto antitransfuguismo, "que ha sido incumplido por todos los partidos, quizá más que ninguno por el PP". Esta idea ya la lanzó hace tres años sin que se llevara a efecto.

Para preservar la "autonomía e independencia" de dicha comisión, Chaves pretende que sus integrantes sean designados por el Defensor del Pueblo Andaluz, José Chamizo, evitando de este modo los "problemas" vividos durante la negociación entre partidos para determinar la composición del Consejo Audiovisual, informa Europa Press. La comisión, no obstante, no tendría dependencia de la institución del Defensor

Chaves ya hizo un propuesta similar en febrero de 2002, cuando los grupos andaluces fracasaron estrepitosamente en la firma de un acuerdo contra el transfuguismo, que el PP se negó a suscribir. En ese momento, el PP pactó una moción en Salobreña (Granada) con una tránsfuga de Izquierda Unida. Según propuso Chaves en esa fecha, lo que dictamine la comisión no sería de obligado cumplimiento para los partidos, aunque una vez conocida la resolución de los notables, las organizaciones transgresoras aceptarían o no la resolución.

El presidente andaluz, que asistió en Munich a la VI Conferencia de Presidentes de Regiones con Poder Legislativo, defendió la actuación de su partido en el caso de Gibraleón. "El PSOE ha hecho lo que tenía que hacer: en primer lugar ha denunciado la moción de censura y ha mostrado su desacuerdo con ella; en segundo lugar ha exigido que se retire dicha moción por parte de los concejales, a los que se advirtió de la apertura de un expediente de expulsión" antes de que se diesen de baja en el partido, momento en el que desde el PSOE "hemos pedido que entreguen sus actas".

Frente a la insistencia del presidente regional del PP, Javier Arenas, en señalarle como responsable último de la moción y exigirle una desautorización pública, el líder socialista recordó que "estos concejales ya no pertenecen al PSOE, y en consecuencia lo que hagan o dejen de hacer ya no depende del PSOE, ni de la dirección provincial ni de la dirección regional", al tiempo que aprovechó para censurar las actitudes "cínicas e hipócritas" del PP en esta materia.

En este sentido, Chaves emplazó públicamente a Arenas a aclarar si "va a pedir a los alcaldes del PP que obtuvieron el gobierno municipal como consecuencia de acuerdos con tránsfugas que devuelvan esas alcaldías al PSOE cuando se las arrebataron" o si se va a "manifestar detrás de una pancarta para decirle a sus alcaldes que no son legítimos porque alcanzaron el poder con el apoyo de algunos tránsfugas".

"Qué más"

En el mismo sentido, el secretario de Organización del PSOE, Luis Pizarro, se preguntó "qué quiere más el PP" que haga la dirección socialista, cuando los concejales del PSOE de Gibraleón ya no pertenecen a su disciplina.

Respecto a por qué el PSOE no desautorizó desde el primer día la moción de los ocho concejales socialistas con una tránsfuga del PP, Pizarro indicó: "Esto no es un huevo que se echa a freír. Estamos hablando de la representación del PSOE en un municipio y de personas que lideraron una lista y a las que se les dio un tiempo para la reflexión. Pero les dijimos que si no la retiraban el proceso terminaría con la expulsión".

La escalada de descalificaciones entre los dirigentes locales del PP y PSOE de Huelva continuó ayer. El PP anunció que emprenderá acciones judiciales contra el secretario provincial del PSOE de Huelva, Javier Barrero; el secretario de Organización, Mario Jiménez, y el presidente de la Diputación, José Cejudo, al entender que con sus manifestaciones de los últimos días a raíz del asunto de la moción de censura en Gibraleón han puesto en "entredicho" el nombre y la conducta de los populares, con referencias a una supuesta "corrupción urbanística" en el municipio.

Los socialistas replicaron que estarán "encantados" de informar en los tribunales de las presuntas irregularidades en materia urbanística. En un comunicado, el PSOE consideró que las acciones legales anunciadas por el PP obedecen a su "nerviosismo" porque salgan a la luz las supuestas anomalías.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de noviembre de 2005