Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN DEL LECTOR

Fomento del plurilingüismo

Una reciente carta de Pablo Arias Meneses en esta sección (Plan de Fomento del plurienchufismo, 04/11/05), me anima a contar mi caso. Con 10 años de experiencia docente como funcionario de carrera, más de una veintena de publicaciones, entre libros y artículos, en España y el extranjero, y 18 meses de estancia en Alemania, en parte con becas de la Junta de Andalucía, me decidí a participar en el proceso de selección de profesores para los nuevos centros bilingües. En la lista de baremación de la plaza a la que optaba figurábamos dos personas: un interino, a quien llamaré con nombre figurado Daniel, y quien esto suscribe, con el doble de puntuación. A continuación era necesario superar una prueba de idioma que constaba de dos partes, una escrita y una oral. Un miembro de la comisión encargada de esta prueba me entregó el texto de la prueba escrita diciéndome: "Toma". Acto seguido hizo lo mismo con el otro candidato diciéndole: "Toma, Daniel". Al entregar mi examen escrito fui interrogado reiteradamente acerca de si, de verdad, me iba a presentar a la prueba oral. Una vez en ésta, se me leyó una pregunta, después de lo cual me dijeron: "¡Ah! perdón, éste no es su examen". De entre un montón de papeles sacaron otro folio con preguntas que me leyeron y a las que tuve que responder.

¿Debió sorprenderme que me suspendieran en esta prueba de idioma? ¿Debió sorprenderme que me otorgaran la calificación más baja de todo mi historial académico? ¿Debió sorprenderme que Daniel obtuviera el doble de nota que yo? Si en esto consiste la "excelencia" que se busca en las pruebas de selección de personal para el Plan de Fomento del Plurilingüismo, ¿qué grado de excelencia cabe esperar de sus resultados? Mientras estos llegan, yo sigo sin utilizar para nada la formación que obtuve, en parte, gracias al dinero de la Junta de Andalucía. Coincido con Pablo Arias: para la próxima innovación educativa, que no cuenten conmigo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de noviembre de 2005