Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP consigue reducir a sólo un punto la ventaja electoral del PSOE

La confianza del electorado en el partido del Gobierno cae nueve puntos en 14 meses

La intención de voto de la opinión pública española ha reducido la ventaja del partido socialista en el Gobierno a un solo punto sobre el PP, el principal partido de la oposición, según la última encuesta realizada por el Instituto Opina en octubre pasado. La ciudadanía confía en un 41% en el partido socialista, mientras el respaldo al PP crece hasta el 40%, con lo se que reduce al mínimo la distancia de los socialistas desde que ganaron las elecciones en marzo de 2004. En septiembre de ese mismo año, el porcentaje de apoyos a PSOE y PP era del 46% y el 37%, respectivamente.

La caída de la confianza electoral en el PSOE revelada por la encuesta del Instituto Opina para EL PAÍS ratifica una tendencia sostenida a la baja desde que este partido se alzó con el triunfo electoral en marzo del pasado año.

La encuesta atribuye este descenso a los acontecimientos políticos más recientes y a la situación política que presenta un perfil de cierta inestabilidad, debido principalmente al debate actual en torno al Estatuto catalán.

Sus resultados acentúan los ofrecidos por la encuesta del CIS divulgada la semana pasada, en la que la diferencia entre el PSOE y el PP se situaba en sólo dos puntos.

Coinciden también ambas encuestas en que la ganancia del principal partido de la oposición no se debe a méritos propios o a la atracción que suscita la gestión de sus dirigentes sobre los votantes de otros partidos, como viene sucediendo en las últimas encuestas. El Instituto Opina atribuye el mérito a la movilización de sus propias bases -obviamente empujadas por la dirección del PP-, que muestran una "altísima fidelidad electoral, claramente superior a la del electorado socialista".

Zapatero supera a Rajoy

A esa tendencia a la baja se resiste la figura del presidente de Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, quien ha perdido menos de un punto en la valoración de la opinión pública desde diciembre de 2004. Entonces recibía un aprobado con 5,47, que se reduce a tan sólo 5,04 en la encuesta actual, la calificación más baja, eso sí, que ha recibido Zapatero.

No obstante, esta caída permite al presidente de Gobierno mantenerse en una posición privilegiada en la calificación que hacen los españoles sobre los líderes políticos, porque supera a la que otorgan a Mariano Rajoy, presidente del Partido Popular. El líder de la oposición apenas pasa del 4,5 al 4,73, con lo que sigue sin alcanzar el aprobado. No saca partido con un 0,23 de ganancia de la pérdida de Zapatero (0,43).

Este hecho corrobora que la pérdida de confianza de los electores en el Partido Socialista no se traduce en desvío de apoyos al PP. Pero sí en que el electorado afín a los populares se reafirma en sus posiciones. Mariano Rajoy recibe una puntuación del 7,25 entre los votantes del PP, mientras que entre el electorado del Partido Socialista la valoración que hacen de Zapatero es, con un 6,9, inferior. Así pues, son los votantes socialistas quienes castigan a su líder. La valoración a los partidos políticos en la encuesta del Instituto Opina arroja similares resultados a la de sus líderes. El PSOE recibe una nota media de 5,21, superior a la obtenida el pasado octubre (5,14), pero inferior a la de diciembre de 2004, cuando obtuvo un 5,44. La media del PP registra una ligera mejoría, al pasar del 4,37 a 4,50.

Por grupos de edad, el 13,9% de los mayores de 64 años califican con la nota mínima (muy mal=0) al PSOE en un porcentaje superior al del resto de grupos de edad. En el otro extremo, recibe una nota media (5,59) por encima de la general, entre quienes tienen de 50 a 64 años.

Los votantes conservadores mantienen su fidelidad al PP, partido que no consigue ganar adeptos entre los más jóvenes. Los encuestados con edades comprendidas entre los 25 y los 34 años puntúan al PP con tan sólo un 3,92.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 21 de noviembre de 2005