Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PNV suprime la mención al terrorismo de la ponencia vasca de víctimas

La Ponencia de Víctimas del Terrorismo que funcionó en el Parlamento vasco la legislatura pasada volvió a constituirse ayer con un cambio en su denominación, al suprimirse por decisión del presidente de la comisión en cuyo seno se crea, el peneuvista Iñigo Urkullu, la palabra "terrorismo", que figuraba en el nombre anterior. Aralar se felicitó de que la ponencia nazca "sin calificativos" y EHAK explicó su presencia -Batasuna no asistió a ella en el anterior periodo- por la expectativa de que tendrá en cuenta a las víctimas "de todas las partes". Citó entre ellas al preso de ETA hallado ahorcado el lunes en la prisión de Soria.

El PP y el PSE reclamaron que se mantenga la palabra "terrorismo" y que su tarea se ciña a las víctimas de ETA y a controlar e impulsar el cumplimiento de las medidas adoptadas para ellas por la Cámara en febrero.

Por primera vez participan en esta ponencia todos los grupos de la Cámara. Ésta es la tercera legislatura consecutiva en la que se forma, pero nunca antes estuvo completa. En su primera versión se llamó Ponencia de Víctimas de la Violencia y tanto populares como socialistas se apearon de ella por la presencia de Batasuna y por no compartir que se mezclara a las víctimas de ETA con otros casos. En la legislatura pasada se denominó Ponencia de Víctimas del Terrorismo. Por ello, la rechazó Batasuna y su trabajo, tras un acuerdo unánime en 2003, terminó sin consenso. Esta vez, como Ponencia de Víctimas, tiene, sobre el papel, como misión exclusiva la encomendada por la Cámara: "Realizar el seguimiento y velar por el cumplimiento de las medidas aprobadas".

Covite no acudirá

El cambio de nombre desató ya las primeras interpretaciones diferenciadas sobre los colectivos que tendrán cabida. Urkullu no quiso comparecer públicamente al término de la reunión. Sus socios de EA, sin embargo, tienen claro que mezclar otros casos lastrará los debates. Su portavoz, Rafael Larreina, se adelantó a proponer que para cuestiones como las denuncias de torturas o las relativas a los presos de ETA se constituyan "otros foros".

El PP centró su crítica en la presencia de EHAK. Su representante, Santiago Abascal, reconoció que no hay modo de impedirla, pero la tildó de "disparate, vergüenza y humillación" para las víctimas.

El socialista Rodolfo Ares advirtió de que exigirá el cumplimiento de las medidas comprometidas y apuntó que "no es de recibo" que la ponencia se quiera usar para otra cosa que lo aprobado por la Cámara.

El Colectivo de Víctimas del Terrorismo del País Vasco (Covite) anunció ya ayer que no comparecerá tras tachar de "insulto" y "ultraje" la presencia de EHAK.

La Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) consideró la presencia del grupo abertzale "un ultraje a la memoria de los afectados por la barbarie terrorista".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 4 de noviembre de 2005