OPINIÓN DEL LECTORCartas al director
i

Ya está bien

El sábado 29 de octubre se atascó la circulación desde Cibeles hasta la M-30 porque hubo una inundación en el túnel de Santa María de la Cabeza. Era imposible ir de Atocha hasta mi casa sin tardar más de hora y media. ¡Ya está bien!

Y como en casa del pobre las desgracias nunca vienen solas, las obras de la sucursal de Correos en la calle del Divino Vallés nos obligaron a desplazarnos hasta Cibeles. Perdí toda la mañana en recoger un telegrama, porque la cola era soviética, y el atasco para volver, mexicano ("defeño" a la peor hora en el peor lugar para quien los conozca).

Los residentes en Arganzuela estamos hartos de obras eternas, mal hechas y muy mal planificadas, sin consideración alguna hacia los residentes afectados. No sólo hemos soportado varios años para sustituir el scalextric de la glorieta de Santa María de la Cabeza, sino que las vibraciones de una obra subterránea mal diseñada ha deteriorado envejeciendo los edificios y poniendo en riesgo la estabilidad de la zona.

La calle de Fernando Poo, en la que yo vivo (cada vez peor), lleva años con las aceras levantadas, cortes de luz, agua y gas, y un tráfico que puede batir el récord Guiness porque puede tardarse más de media hora en dar una vuelta a la manzana en la que vivo. Pero lo que más temo no es todo lo que ya nos han hecho, sino lo que pretenden hacer.

Evidentemente, las inundaciones del túnel y el temible proyecto de volver a perforar para aumentar el túnel nos hace temer un Carmel (insolvente) en pleno Madrid.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 02 de noviembre de 2005.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50