Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una inédita sala de mando conjunta con la Guardia Urbana

El despliegue de los Mossos d'Esquadra en Barcelona también supuso ayer la entrada en funcionamiento de una sala conjunta de mando entre este cuerpo y la Guardia Urbana de Barcelona. Desde ese lugar se atienden todas las llamadas telefónicas de los ciudadanos, se visiona el estado de las principales carreteras de la ciudad y las cámaras de vídeovigilancia instaladas en varias calles. El mando conjunto entre ambos cuerpos, del que no existen precedentes en España, permite, además, decidir cuántos efectivos se envían a una actuación, por lo que concluye la descoordinación actual que hacía frecuente ver patrullas de hasta tres cuerpos policiales distintos.

Hasta ahora, Mossos y Guardia Urbana tienen teléfonos ciudadanos distintos, pero dentro de unos meses compartirán el mismo número (112), que será también el de los Bomberos de Barcelona. Los responsables políticos insistieron mucho ayer en que el modelo de seguridad integral que quieren aplicar pretende atender las reclamaciones de los ciudadanos, con independencia del cuerpo policial al que se la planteen. A los 2.614 policías autonómicos en Barcelona han de sumarse los 2.725 efectivos de la Guardia Urbana. En la sala de mando habrá un mínimo de 40 agentes de cada cuerpo en cada uno de los tres turnos.

La sala de mando ha sido posible tras el convenio de colaboración que firmaron el pasado 26 de noviembre el Ayuntamiento de Barcelona con la Generalitat, por el que se acordaba también compartir las bases de datos y el sistema informático. La alcaldía de Barcelona, además, ha ampliado con un decreto las funciones de los Mossos d'Esquadra, de modo que desde ayer también pueden imponer sanciones de tráfico cuando la actuación de algún conductor genere un riesgo grave. Desde el consistorio se considera, además, que el despliegue de los Mossos puede ayudar, además, a luchar contra el incivismo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 2 de noviembre de 2005