Crítica:LIBROSCrítica
i

Sentimiento inteligente

Pablo Martínez Zarracina (Bilbao, 1974) colabora como crítico literario en El Correo. Su cuidada dicción ha llamado mi atención desde hace tiempo. Ahora ofrece la posibilidad de leerle en género de más hondura. Su libro de poemas Los invitados muestra una poética de sentimiento inteligente.

Elaborado en torno a una ambientación simbolista muestra una cuidada estructura, con tres partes de ocho poemas cada una (dice mi diccionario que el ocho es el símbolo del infinito). Quizás mirado el libro desde una lejana sensación extraña que el poema de amor más claro, Los invitados, dé título al volumne, frente a otros temas que se desarrollan de manera más nítida en las tres secciones: La tinta fugaz, una reflexión sobre la existencia metafísica; De entre los libros, un conjunto de textos con un aroma culturalista en el que destaca la fineza del autor en la descripción y la creación de sugerencias, y Equipaje, que crea una invitación a una débil esperanza.

La dicción de esta poesía es amplia, materializada en una sintaxis de recorrido amplio que determina su significado en un silencio final que abre la puerta a la sugerencia de la palabra no dicha. Inteligencia en la creación de ambientes y definiciones (espléndidas las primeras sobre la esencia humana), sentido en la relectura de textos (admirable esa relación de la biografía de Graves en Hadas y fusiles), sentimiento inteligente en la construcción de un mundo sutil, lleno de fantasmas, dioses que juegan a los dados y personas que miran al vacío para reconocer que la vida es un laberinto (borgiano). Una creación sólida.

Pablo Martínez Zarracina: Los invitados. Prensas Universitarias de Zaragoza. 2005. 58 páginas; 12 euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 31 de octubre de 2005.