Una nueva ley endurece las incompatibilidades de los altos cargos

El proyecto de ley del régimen de incompatibilidades prevé que los altos cargos de la Generalitat puedan ser destituitos e inhabilitados por un periodo de hasta cuatro años si incurren en una falta grave, según el dictamen aprobado ayer por la ponencia parlamentaria.

La aprobación del texto forma parte del Pacto del Tinell, que, en su apartado sobre la regeneración democrática, la transparencia en la gestión pública y la lucha contra la corrupción, incluye el compromiso de revisar el régimen de incompatibilidades. La ley se aprobará, seguramente por unanimidad, en el primer pleno de noviembre, a pesar de que la oposición (CiU y el PP) mantiene algunas enmiendas técnicas.

La normativa prevé, además, que los directores generales, los secretarios del Gobierno, los consejeros y el presidente de la Generalitat presenten, antes de tomar posesión, una declaración pública de su patrimonio, intereses y otras actividades profesionales y mercantiles. El texto completa la ley de 1987, que ya afectaba a algunos altos cargos, aunque Cataluña es la única autonomía que no cuenta con esta regulación.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS