Cajasur se comprometió a editar el libro vetado por el arzobispo de Granada

Los autores retiraron al prelado los derechos sobre los originales

La entidad de ahorro Cajasur se comprometió antes del pasado verano a publicar el libro sobre la Catedral de Granada, escrito por 35 catedráticos y profesores de siete universidades españolas y una francesa, paralizado por el arzobispo de de esa ciudad, monseñor Javier Martínez Fernández. La caja de ahorros cordobesa accedió a editar la obra cuando estaba aún presidida por el sacerdote Miguel Castillejo.

El compromiso de la caja de ahorros, confirmaron ayer a este diario representantes de los autores, se produjo en virtud del acuerdo que la caja firmó con el anterior arzobispo granadino, hoy prelado de España, Antonio Cañizares, para financiar la publicación de la obra. De hecho, el abogado de los autores, Ignacio Valenzuela, confirmó que los dos volúmenes de lo que en principio estaba destinado a llamarse El Libro de la Catedral de Granada fueron paralizados por monseñor Martínez cuando ya se encontraban en la imprenta de la entidad financiera en Córdoba.

El letrado entiende que el arzobispo de Granada no tiene potestad jurídica para paralizar una "obra en colaboración", como es este libro. También aseguró a este diario que los autores han sufrido graves perjuicios económicos y, sobretodo, académicos, como consecuencia de la orden de paralización del trabajo.

Valenzuela anunció que ha recibido instrucciones de sus representados para reclamar al arzobispo daños y perjuicios por la no publicación del libro. Además de no haber recibido sus emolumentos, los 35 catedráticos y profesores se muestran apesadumbrados, dice uno de sus representantes, tras haber dedicado dos años de trabajo a este menester, encargado a finales del año 2000 por el deán de la Catedral, Sebastián Sánchez.

Por ello, los autores destacan la valentía de la entidad cordobesa al intentar afrontar por su cuenta la edición del libro que, en cualquier caso, aún no se ha producido. El compromiso de Cajasur, indicaron varios representantes de los autores, se produjo cuando aún era presidente de la entidad cordobesa el sacerdote Miguel Castillejo.

Las divergencias entre Castillejo y Javier Martínez (ex obispo de la diócesis de Córdoba), son de dominio público. Ambos mantuvieron sonoros enfrentamientos en 2002 a raíz de la gestión de la caja de ahorros, que es propiedad de la Iglesia.

Dos museos paralizados

Castillejo se comprometió con el anterior arzobispo de Granada, Antonio Cañizares, a financiar varias inversiones promovidas por el Arzobispado granadino, entre ellas el Museo Diocesano, el Museo de la Catedral y dicha publicación. Ninguno de esos tres proyectos ha salido adelante. El Arzobispado acusó al coordinador de la obra en una nota pública de ser el responsable del retraso en la publicación del libro, a lo que el letrado de los autores respondió que "si el arzobispo destituyó de su misión al coordinador de la obra, luego no puede adjudicarle la responsabilidad de la paralización posterior".

Los autores, algunos de los cuales no han podido justificar aún en sus universidades de origen los tramos de investigación requeridos, porque el libro no está editado, retiraron al arzobispo cualquier derecho que pudiera creer tener sobre la obra. Así lo hicieron mediante acta notarial levantada el 11 de octubre de 2004, varias semanas después de que recibieran una carta del prelado granadino en la que reconocía que, los problemas causados eran consecuencia de "su decisión".

En esa acta notarial, los representantes de los autores comunicaron al arzobispo que "habiendo entregado los trabajos en tiempo y forma" y no habiéndose publicado la obra, "vemos nuestros intereses profesionales e intelectuales gravemente perjudicados por su actitud". Los autores también advierten al prelado que, de no contestar con inmediatez al requerimiento notarial, darán por resuelto "el compromiso adoptado por ambas partes, prohibiendo expresamente cualquier utilización, cesión, copia, etcétera, de los textos entregados

[a la imprenta como depositaria del encargo del Arzobispado] que constituyen nuestra propiedad intelectual y a los que le daremos el destino que nosotros creamos conveniente".

Los autores pretenden que ese destino sea la publicación del libro por parte de Cajasur. En cualquier caso, lamentan que el arzobispo no se haya dirigido a ellos ni contestado a su requerimiento notarial, en el que lamentan no conocer "sus motivaciones y las posibles soluciones que pudieran adoptarse, si existiera algún problema". También resaltan que han dedicado al proyecto varios años de intenso trabajo y, algunos de ellos, han pospuesto "otros proyectos de investigación para atender debidamente el encargo". Añaden los autores: "hemos cumplido puntualmente con el encargo realizado y con los deberes que la Ley de Propiedad Intelectual nos impone".

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 18 de octubre de 2005.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50