Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Universitat rechaza el plan de inversiones y parques científicos del Consell por "insuficiente"

Todos los rectores suscriben con Camps una nueva prórroga del Plan de Financiación

Los rectores de las universidades valencianas firmaron ayer la prórroga de la prórroga vigente del Plan de Financiación, que les permitirá elaborar presupuestos y afrontar gastos ordinarios. Sin embargo, el presidente de la Generalitat, Francisco Camps, no consiguió que el rector de la Universitat, Francisco Tomás, aceptara firmar otros dos convenios sobre inversión para nuevos edificios y parques científicos. El rector señaló que no está de acuerdo "sencillamente porque la asignación para la Universidad de Valencia -35 millones de euros- es insuficiente cuantitativa y cualitativamente".

Los gestores económicos del principal campus valenciano, en número de alumnos y profesores, habían estimado que necesitaban 70 millones de euros en inversiones para los próximos tres años. Sin embargo, la última oferta del Consell que recibió el rectorado de Valencia vía fax a la una de la madrugada del jueves contemplaba sólo 35 millones. El rector, Francisco Tomás criticó que a diferencia del Plan de Financiación, el convenio de Infraestructuras y el de Parques Científicos fuera un acuerdo "puesto encima de la mesa sin tiempo para consensuarlo, y eso no es un pacto a dos bandas". Francisco Tomás recordó que "hay tres instalaciones que no pueden esperar más", como son la Escuela de Magisterio -cuyo edificio está apuntalado-, la Escuela Superior de Ingeniería, que no tiene centro, y la ampliación de la Facultad de Psicología. El rector de la Universitat de València, visiblemente molesto, comentó a los periodistas que "parecía que como la Universitat ya está hecha hace años no hace falta invertir en ella". Y criticó que la propuesta de inversiones y parques científicos "se haya puesto encima de la mesa sin discusión, ni debate, y eso la Universitat no lo puede aceptar".

No obstante, el rector, al término de la apertura del curso en Alicante, declaró que tiene "la voluntad" de acordar "algo que satisfaga mínimamente" sus necesidades, al tiempo que aseguró que confía y espera, "ateniéndose a las palabras del presidente de la Generalitat, llegar a un acuerdo satisfactorio dentro de las posibilidades económicas de la Generalitat". El desencuentro entre el Consell y la principal universidad valenciana se visualizó en el acto de firma de convenio previo a la ceremonia inaugural del curso académico. El presidente, Francisco Camps, quería fotografiarse con todos los rectores firmando el Plan de Financiación, y así lo hizo. Pero la satisfacción no fue plena, y eso se notó cuando tras las firmas correspondientes, no hubo discursos oficiales ni agradecimientos. En ese momento, para romper el hielo, Camps dijo: "Esto se merece un aplauso". El público aplaudió por cortesía y en cuestión de minutos desalojó la sala sin mediar palabra.

La Universidad de Alicante, la Miguel Hernández de Elche, la Jaume I de Castellón y la Politécnica de Valencia percibirán 152 millones de euros adicionales tras la firma de dos convenios puntuales destinados al desarrollo de infraestructuras docentes y parques científicos.

Sobre la prórroga de la actual prórroga del Plan de Financiación, los rectores reconocen que es la única alternativa presupuestaria viable que les permitirá elaborar nuevos presupuestos y aumentar recursos en función de la tasa de variación del Producto Interior Bruto acumulado. De "moderadamente bien" tildó el rector de Alicante este acuerdo financiero que contempla 670 millones de euros para 2006-2007. El convenio también fija que en el plazo de seis meses la Consejería de Empresa, Universidad y Ciencia junto con las universidades revisarán los criterios de interpretación y valoración de la financiación por objetivos, con el objetivo de que en el último trimestre de 2007 se elabore un marco plurianual de financiación.

Los equipos financieros de las universidades vivieron horas de nervios, ya que el jueves la propuesta de inversión para cada campus se modificó hasta en tres ocasiones diferentes. El PSPV achacó esta situación al "caos financiero del Consell".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 15 de octubre de 2005