Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LOS PROBLEMAS DE LOS INMIGRANTES

Annan afirma que la inmigración no se resuelve con arrestos, sino con derechos humanos

El secretario general de la ONU, Kofi Annan, se inclina por abordar el tema de la migración en Ceuta y Melilla con un enfoque intercontinental, sin caer en simplificaciones y alertó de que tratar de contener esos flujos drásticamente "no va a funcionar". "No es arrestando gente como se va a resolver esta cuestión" sino, más bien, "respetando sus derechos humanos".

Durante una conferencia de prensa en la sede europea de la ONU en Ginebra (Suiza), Annan reconoció que los problemas en Ceuta y Melilla rebasan los alcances del Estado español, calificó la situación de los inmigrantes en la zona de "muy seria" y recordó que el fenómeno de las migraciones "es algo que ha estado ahí desde hace siglos". Al responder a una pregunta sobre si los problemas en las fronteras de Ceuta y Melilla son europeos o internacionales, dijo que el asunto requiere de "una gran cooperación internacional".

El ministro se refirió a los excesos de la represión marroquí, que consideró condenables

Annan invitó a los gobiernos europeos a ver los beneficios económicos que reciben gracias a los flujos migratorios. "Lo que está claro es que, intentar contener esos movimientos de forma drástica es algo que no va a funcionar, especialmente en Europa, donde las migraciones son necesarias para que algunos países mantengan su actual ritmo de crecimiento".

"Creo que estamos ante un drama que exige una amplia cooperación internacional, una amplia visión de las cosas. Por eso, estuve en favor de la creación de una Comisión de las Migraciones Internacionales, para que nos diera más luz sobre estas realidades poco simples. Creo que solo una perspectiva de la complejidad nos puede explicar lo que está pasando", afirmó.

España, país de tránsito

El secretario general de la ONU insistió en ver el problema desde varios puntos de vista. "Hay que tener en cuenta que existen países de origen del migrante, que sufren pérdidas al ver que sus nacionales se van. Francamente, esto es una desventaja. Luego tenemos los países de tránsito, como es el caso precisamente de España; y finalmente vemos los países de acogida, que, en la mayoría de los casos, reciben beneficios de estos migrantes", insistió. Advirtió de que, algunos países, al expulsar indiscriminadamente a los migrantes, "pueden también estar expulsando a potenciales candidatos al asilo político", por lo cual invitó a la comunidad internacional a ver con serenidad estos matices.

El patrón de la ONU recordó que hay unos 200 millones de emigrantes en todo el mundo y les invitó a cuidar de su seguridad personal por encima de cualquier ambición económica. Tras solicitar una implicación mucho más cuidadosa de parte de la comunidad internacional, informó de que el Alto Comisariado de Naciones Unidas para los Refugiados ya envió a tres equipos de trabajo a la zona (Ceuta, Melilla y las islas Canarias) y agregó que otro mas podría ir a Marruecos en los próximos días.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 11 de octubre de 2005