La OMC deberá decidir en el conflicto Airbus-Boeing tras rechazar Washington un acuerdo con la UE

La Comisión Europea (CE) se mostró ayer "verdaderamente sorprendida" por la negativa estadounidense a aceptar la mano tendida por Europa para cerrar el conflicto entre el consorcio europeo Airbus y el estadounidense Boeing. Airbus ha manifestado su intención de renunciar a las subvenciones para el lanzamiento del nuevo avión A350 durante un añosi EE UU se atiene a negociar al margen de la Organización Mundial del Comercio (OMC). Washington ha insistido en que rechaza negociar y que será en Ginebra donde se resuelva el conflicto.

Europeos y estadounidenses buscaron en mayo el amparo de la OMC tras no lograr un acuerdo sobre el régimen de ayudas y subvenciones que cada uno aplica a sus fabricantes de aeronaves. Washington alegó que el acuerdo de 1992 por el que se permitían ayudas públicas a la naciente Airbus había quedado superado por el vigor del fabricante europeo. Bruselas replicó calificando de excesivas las ayudas a fondo perdido y las exenciones fiscales concedidas a Boeing. El encono creció con el anuncio de Airbus de construir un avión de tamaño medio y de largo alcance para competir con el Boeing 787 Dreamliner que fabrica la compañía de Chicago. Airbus ha anunciado que ha recibido una oferta de ayuda para lanzar el nuevo modelo por parte de los cuatro países accionistas (Alemania, España, Francia y Reino Unido), pero que renunciará a ella durante 2006 si hay "una perspectiva creíble" de lograr un acuerdo con Boeing sin tener que recurrir a la OMC. Washington rechazó el gesto de buena voluntad. "No nos satisface ninguna oferta de posponer el desembolso de la ayuda", señaló la oficina de Comercio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0007, 07 de octubre de 2005.

Lo más visto en...

Top 50