El PSE pide 530 millones de euros más para sanidad

El PSE observa con preocupación la situación de la sanidad pública en Euskadi. El incremento de la demanda de los servicios sanitarios motivada por el envejecimiento de la población está poniendo en aprietos al sistema y por ello los socialistas solicitaron ayer al Gobierno vasco que aumente en 530 millones el gasto en sanidad a lo largo de la presente legislatura. Ese dinero permitiría dotar de más personal a Osakidetza, ampliar los hospitales y mejorar las relaciones laborales con la plantilla, según la parlamentaria del PSE responsable de Sanidad, Blanca Roncal. "Las instituciones vascas disponen de recursos para incrementar el presupuesto de manera progresiva", argumentó.

Roncal resaltó que el gasto sanitario en el País Vasco bajó del 4,5% del Producto Interior Bruto (PIB) en 1994 al 4,3% en 2004. Ese porcentaje se queda a un punto de la media del conjunto de España y a dos de la Unión Europea. Mientras desciende el gasto sanitario en relación con la riqueza que produce la comunidad autónoma, la actividad de los hospitales públicos no deja de crecer. Esta política de gasto origina, según la parlamentaria socialista, una desmotivación creciente del personal, un deterioro de las instalaciones y la pérdida de terreno de la sanidad pública frente a la privada. Las consecuencias más notorias de ello son "una asistencia en atención primaria cada vez más masificada y un aumento de las listas de espera".

Con este panorama, Roncal no cree "desmesurado" subir en un punto el gasto sanitario con relación al PIB, que pasaría del 4,3% al 5,3% y se traduciría en los 530 millones de euros a lo largo de los próximos cuatro años. "Este incremento presupuestario no es una utopía. Es factible, máxime cuando vamos a tener recursos suplementarios vía deducciones de Cupo por el acuerdo sobre financiación sanitaria entre el Gobierno central y las comunidades", recordó.

La parlamentaria apuntó que la inyección económica permitiría, además de hacer frente a otros gastos, ampliar la plantilla de médicos de familia con 30 nuevos profesionales, contratar 60 especialistas para trabajar por las tardes en los hospitales, con lo que se terminaría con la autoconcertación (horas extras de la plantilla) y acometer inversiones en determinadas infraestructuras. "Es necesario que el consejero lidere el proceso de revitalización de la sanidad", zanjó.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS