Chiíes y kurdos cambian la ley a toda prisa para evitar que fracase la Constitución iraquí

Naciones Unidas critica la medida, adoptada en secreto a sólo dos semanas del referéndum

Los dirigentes chiíes y kurdos de Irak adoptaron discretamente el pasado fin de semana nuevas normas que harán casi imposible un rechazo a la Constitución en el referéndum previsto para el próximo día 15. Varios líderes suníes que hacían campaña en contra del texto dicen ahora que se debería boicotear el referéndum. Otras importantes figuras políticas aseguran que el cambio dañará la credibilidad de la votación. Las nuevas normas establecen que la Constitución fracasará sólo si dos tercios del censo electoral, y no de los votantes, la rechaza en al menos tres provincias de las 18 del país.

Más información

El cambio, adoptado por el Parlamento iraquí durante una votación secreta el pasado domingo, aumenta las dificultades a los opositores al proyecto de Constitución. Considerando que menos del 60% de los iraquíes registrados votó en las últimas elecciones legislativas del pasado enero, las posibilidades de que dos tercios acuda a las urnas y vote en contra del texto en tres provincias son muy débiles.

"Es una parodia de democracia, una parodia de la ley", reaccionó Adnan al Yanabi, suní y miembro del partido del ex primer ministro iraquí Ayad Alaui, el Acuerdo Nacional Iraquí, laico. "Muchos suníes me decían que no creían en el proceso democrático, ahora pienso que tenían razón", dijo Al Yanabi.

El cambio de reglas podría convertirse en un serio problema para los funcionarios de EE UU presentes en Irak, quienes se dedicaron en las últimas semanas a persuadir a los suníes a votar a favor de la Constitución e incluso asegurar cambios de última hora para que el texto les sea más favorable.

Había cierta confusión el lunes respecto al origen del cambio. Un miembro de la Comisión Electoral Iraquí dijo que la Comisión ya había hecho un cambio similar el mes pasado, mientras que otros miembros aseguraron que no. Alí Dabagh, un diputado chií moderado, dijo que el Parlamento iraquí debía reunirse de nuevo ayer para reconsiderar el cambio. Fuentes diplomáticas revelaron, además, que EE UU esperaba que se modifiquen de nuevo las normas.

Otros miembros chiíes de la asamblea defendieron, sin embargo, su acción. Aseguraron que si sólo se contaba a la gente que acudía al referéndum, el miedo a ataques de la insurgencia llevaría a muchos electores a no votar y la Constitución sería rechazada por una minoría no representativa del censo. Maryam Reyes, miembro de la Alianza Chií, partido que controla la mayoría de los escaños de la asamblea, aseguró que los diputados no habían cambiado la ley electoral sino que sólo habían aclarado el sentido del término votante. El texto legal dice: "El referéndum será un éxito y la Constitución será ratificada si la mayoría de los votantes la aprueba y si dos tercios de los votantes en tres o más provincias no la rechazan". En su votación del domingo, chiíes y kurdos interpretaron la ley así: la Constitución será aprobada si una mayoría de papeletas la aprueba y será rechazada si dos tercios de votantes registrados la rechaza.

[La ONU criticó ayer ese cambio y expresó "su preocupación" al Gobierno iraquí, informa France Presse. Un portavoz de la organización explicó que la ONU "está negociando una solución para alcanzar un compromiso"].

Un hombre lleva en brazos a un niño herido por la explosión de un coche bomba ayer en Bagdad.
Un hombre lleva en brazos a un niño herido por la explosión de un coche bomba ayer en Bagdad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 04 de octubre de 2005.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50