_
_
_
_
_

Atutxa deja la política semanas antes de su juicio por desobediencia

El ex presidente de la Cámara vasca renunció a su escaño

"Ha llegado ya el final, y se acabó. Hasta aquí". Con estas palabras dio ayer por finalizada Juan María Atutxa su carrera política de más de dos décadas. El ex consejero vasco de Interior y ex presidente de la Cámara vasca renunció ayer al escaño que ocupa en el Parlamento, cuatro semanas antes de que se inicie el juicio contra él, Gorka Knörr y Kontxi Bilbao por negarse a disolver el grupo heredero de Batasuna.

Atutxa aseguró ayer en los pasillos del Parlamento que no existe ninguna conexión entre su renuncia y el juicio que comenzará en el Tribunal Superior de Justicia vasco a partir del próximo día 26 contra él y otros dos miembros de la anterior Mesa de la Cámara por desobediencia, al negarse a cumplir la orden del Tribunal Supremo de disolver al grupo parlamentario de la ilegalizada Batasuna. Esta dimisión no afecta al desarrollo de la causa, ya que la actual secretaria segunda del órgano de gobierno del Parlamento, Kontxi Bilbao (EB), sigue aforada. El tercer acusado, ex vicepresidente de la Mesa, Gorka Knörr (EA), fue relevado por su partido.

Atutxa, de 64 años, abandona la primera línea de la política con cierto sabor agridulce. Sus palabras cuando tiró la toalla en mayo pasado al retirar su candidatura a la presidencia de la Cámara en favor de la actual presidenta, Izaskun Bilbao, -después de que EHAK, PP y PSE-EE le "vetaran", según el PNV- parecían ayer resonar aún en el Parlamento. "Jamás imaginé que el nivel de miseria llegara hasta donde ha llegado", dijo entonces. Ayer prefirió subrayar con orgullo su satisfacción por haber tenido "la oportunidad de estar al servicio de mi pueblo".

Para garantizarse la presidencia del Parlamento, tras varias votaciones en las que Atutxa no resultó elegido, el PNV sacrificó a uno de sus cargos más queridos entre la militancia, criticado por populares y socialistas por sus polémicas decisiones al frente de la Cámara en la pasada legislatura, y en el punto de mira de ETA desde su paso por la Consejería de Interior.

Tras presentar su renuncia al escaño, Atutxa confirmó en los pasillos que ésta supone su abandono de la política activa, pese a encontrarse aún con "ganas y espíritu de continuar". Atutxa volverá a la BBK, entidad en la que trabajó hasta 1987, y se da por seguro que será el próximo presidente de la Fundación Sabino Arana, ligada al PNV.

La portavoz del Gobierno vasco, Miren Azkarate, transmitió el "respeto" del Ejecutivo hacia la decisión del ex presidente de la Cámara y le agradeció su labor y su dedicación "por defender la dignidad y la autonomía de las instituciones de este país", en referencia a su negativa a acatar instrucciones de los tribunales sobre el grupo parlamentario de Batasuna.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Atutxa será sustituido por el ex diputado peneuvista Ricardo Gatzagaetxebarria.

Juan María Atutxa besa a la presidenta del Parlamento vasco antes de entregarle su renuncia.
Juan María Atutxa besa a la presidenta del Parlamento vasco antes de entregarle su renuncia.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_