El Árbol cambia los lineales

La empresa estudia ofertas de compra de las cajas de Castilla y León

Supermercados El Árbol era el buque insignia elegido por Unigro, la cadena de distribución holandesa, para construir un gran grupo en España. Pero los resultados no respondieron las expectativas y, en octubre de 2002, el 80% de la cadena fue adquirida por el fondo de inversión CVC y el 20% restante por un grupo de directivos, con José María Vara como presidente y Juan Pascual como director general. Tres años después, la empresa ha dado un vuelco a su estrategia con resultados positivos y ya tiene grupos interesados en su compra como las cajas de Castilla y León.

La política de reestructuración ha supuesto el cierre de 110 establecimientos, hasta dejar el grupo en 370 supermercados, junto a 40 'cash & carry'
Las previsiones de facturación para este ejercicio superan los 680 millones de euros y con un resultado bruto de explotación de 13,5 millones
Más información
Mayor proximidad al consumidor

"En los últimos tres años hemos dado un vuelco total al funcionamiento del grupo, desde la política de compras a la de ventas, así como con el desarrollo de un plan de viabilidad para reordenar su estructura. Desde una perspectiva económica los resultados han sido positivos, pero también desde una perspectiva social por el bajo número de trabajadores que resultaron afectados por el proceso de ajuste", señala Jesús Pérez, el director de operaciones de la cadena.

Frente a los poco más de 600 millones de euros de ventas de 2002 y con resultados negativos, las previsiones de facturación para este ejercicio se sitúan en más de 680 millones, con un resultado bruto de explotación de 13,5 millones de euros. La estrategia general del fondo de inversión CVC Capital Partners en las empresas donde toma una posición mayoritaria es reflotar las mismas y permanecer en ellas periodos no inferiores a los cinco años. En el caso de Supermercados El Árbol han pasado sólo tres desde su desembarco. A pesar de ello, el fondo no se ha cerrado a recibir una oferta de las cajas de ahorros de Castilla y León a través de la sociedad Madrigal que esperan se concrete antes de fin de año para su estudio. Por el momento, señalan fuentes del grupo, no se han barajado cifras sobre la oferta ni porcentajes de compra por parte de la sociedad de las cajas.

Tres ejes estratégicos

El Árbol tiene una fuerte presencia en esta comunidad autónoma. Responsables de la empresa consideran un dato positivo que grupos financieros regionales quieran estar en este proyecto para apoyar la comercialización de productos de la tierra, pero sin renunciar nunca a la actual política de contar con proveedores nacionales o extranjeros.

La estrategia del grupo para salir de la situación en que se encontraba en 2002 se ha basado en tres ejes: reordenación de los establecimientos, nueva política de proveedores y nueva estrategia de ventas. Todo ello apoyado en un plan de reestructuración financiera que ha pasado por un proceso de capitalización así como por una inyección de dinero, tanto por la empresa holandesa Laurus, anterior propietaria, como por el propio fondo CVC.

La política de reestructuración ha supuesto en este periodo el cierre de 110 establecimientos, hasta dejar el grupo en 370 supermercados junto a 40 cash & carry. En 2004 abrieron cinco nuevos establecimientos y dos más en 2005, a los que se sumó la compra de otros ocho al grupo Eroski. Las inversiones del grupo para acometer el proceso de reordenación de las tiendas ha supuesto en los dos últimos años algo más de 12 millones de euros. Junto a las aperturas se ha procedido igualmente a la reforma de los establecimientos. Sin abandonar el mismo segmento de los supermercados, el objetivo es aumentar el tamaño medio de las tiendas de 700 a 800 metros cuadrados de superficie de venta.

Por razones de logística y para racionalizar más la actividad del grupo, el proceso de reordenación de los establecimientos se ha hecho teniendo igualmente en cuenta la situación geográfica de los mismos. Los nuevos gestores del grupo han optado en esta primera fase por la concentración de las tiendas allí donde ya existe una importante presencia, como son Asturias, Castilla y León, Murcia, Extremadura o Cantabria, mientras se han desprendido de las tiendas en Castilla-La Mancha.

En la política de proveedores, el nuevo grupo ha procedido a racionalizar el sistema, reduciendo su número para lograr una mayor eficacia en una oferta que contempla el mantenimiento de unas 800 referencias. Frente a la estrategia de las cadenas de distribución de descuento, el grupo defiende el mantenimiento de la marca blanca o marca propia en los niveles actuales, que no superan el 13%.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS