Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Padres de alumnos de educación especial de tres colegios de Elche denuncian la falta de profesores

La situación es similar en todos los centros educativos con niños con necesidades especiales: las plazas de personal no docente de apoyo tardan en cubrirse y ello entorpece el funcionamiento normal. Ayer un grupo de padres de los 17 niños con necesidades especiales del colegio público Luis Cernuda de Elche puso en conocimiento de la concejal de Educación, Encarna Marco, la situación de sus hijos, que a partir del lunes no podrán asistir a clase porque el colegio se ha quedado sin personal de apoyo. Casi a la misma, hora un grupo de padres de alumnos del instituto de secundaria Misteri d'Elx realizaban una protesta por la falta de varios educadores para atender a diez alumnos, también de educación especial, y el colegio Virgen de la Luz, al que asisten 56 niños, todos de educación especial, está funcionando desde el inicio del curso escolar con tres educadores de menos.

Los 17 estudiantes del centro Luis Cernuda no podrán asistir a clase a partir del lunes

En el caso del colegio Luis Cernuda, además de la falta de un fisioterapeuta, según la ratio, deberían tener dos educadores y hasta ayer sólo tenían uno, que a partir del lunes estará de baja. La concejal de Educación señaló que en estas condiciones los escolares llegarán el lunes al centro en el autobús y "no podrán ni bajar". Estos educadores sirven de apoyo en el aula, pero sobre todo ayudan a estos alumnos a realizar necesidades básicas como alimentarse o simplemente ir al baño. Marco aseguró que el problema no viene sólo porque los nombramientos deban pasar por tres consejerías, (Educación, Hacienda y Administración Pública): "Me da la impresión de que lo que pasa es que no tienen dinero y están racaneando hasta que les lluevan las presiones", explicó. "Lo que pasa es que los padres están hartos y desgasta mucho tener que estar manifestándose, solicitando entrevistas y yendo aquí y allá para conseguir cubrir cada plaza", añadió.

Los 17 escolares del colegio Luis Cernuda están en su último año de primaria y el próximo curso acudirán al IES Misteri d'Elx. Allí la situación no es mejor. Este curso hay diez alumnos de educación especial; sólo tienen un educador, cuando necesitan dos, y tampoco disponen de logopeda. Además, disponen de fisioterapeuta sólo a media jornada porque lo comparten con un centro educativo de Villena. Y esto no ocurre sólo donde los alumnos con educación especial son minoría. El colegio público Virgen de la Luz, donde todos sus alumnos, 56, son de necesidades educativas especiales, (parálisis cerebral, autismo, síndrome de Down), deberían disponer de 10 educadores y sólo tienen siete, "lo que dificulta tanto el funcionamiento del centro que hemos tenido que pedir que uno de un taller municipal para niños con más autonomía se desplace al colegio y les ayude", aseguró Marco.

La Permanente de Directores de Colegios de Primaria de la Provincia de Alicante ya denunció este panorama hace unos días en un encuentro que celebró en Elche. Piden que este personal pase a depender directamente de educación para que de esta forma, las bajas y vacantes se puedan cubrir de una manera más ágil.

La concejala de Educación habló ayer mismo con la dirección territorial de Educación en Alicante para solucionar el problema del colegio Luis Cernuda. "Y me aseguraron que se nombrará lo antes posible", afirmó Marco, que añadió que "lo que pasa es que saben las necesidades que existen y si hay voluntad se pueden arbitrar mil fórmulas para cubrilas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 1 de octubre de 2005